Aktuality.sk contradice a Gaspar y Kaliňák: desde 2013 la policía sabía sobre presencia de ‘Ndrangheta en Eslovaquia

El jefe de policía Tibor Gaspar y el ministro del Interior, Robert Kaliňák, dijeron hace unos días que habían recibido poca información de las autoridades italianas relacionada con la presencia de organizaciones mafiosas en Eslovaquia. Sobre Antonino Vadalà, la figura principal entre los 7 arrestados por el asesinato del periodista Jàn Kuciak, no había nada en los archivos de la policía italiana.
Aktuality.sk, el sitio de información para el que trabajaba Kuciak, ha publicado un artículo en el que contradice tales declaraciones y explica en detalle los informes de las autoridades italianas antimafia sobre las familias calabresas que viven en el este de Eslovaquia.
En 2013, la Dirección de Investigación Antimafia (DIA) envió a través de la Embajada de Eslovaquia en Italia un informe sobre las reuniones periódicas entre Antonino Vadalà y los miembros de la ‘Ndrangheta en Calabria.
El 18 de marzo de 2013, la policía eslovaca solicitó información a la DIA en el marco de las investigaciones sobre el uso de los recursos europeos, “en la que también estàn involucrados ciudadanos italianos”: ocho personas, entre ellas Antonino Vadalà, sospechoso de vínculos con la ‘Ndrangheta y bien conocido por las autoridades eslovacas, dado que ya en 2003 habían concedido su extradición a Italia.
“Según los investigadores italianos, Vadalà, a instancias del clan, había ayudado a ocultar al mafioso Domenico Ventura, condenado por el brutal asesinato de un miembro de una pandilla rival”, escribió Kuciak en su último artículo periodístico incompleto.
Un mes después, el 16 de abril, la DIA respondió que Vadalà había sido investigado por asociación mafiosa. “Antonino Vadalà y otros dos hombres habían ido a Roma”, escribe Kuciak, “para castigar físicamente” a una persona no especificada que había ‘perjudicado al clan’. “El jefe del clan, Francesco Zindato, confió esa tarea a los hombres en los que más confiaba, y entre ellos estaba Antonino Vadalà”, explicó el juez. Vadalà no fue a la corte para escuchar el veredicto. Encontró refugio y un nuevo hogar en el este de Eslovaquia “.
En una segunda solicitud de agosto de 2013, la policía eslovaca pidió información específica sobre Vadalà, implicado en el secuestro planeado de un empresario italiano y sospechoso por la posesión de varios automóviles de lujo, la propiedad de numerosas empresas, la compra de varias cooperativas agrícolas y la solicitud de subsidios de la UE. Fondos que habrían sido utilizados no para el propósito indicado, sino para el beneficio personal del solicitante gracias a un proceso de aprobación relacionado con la corrupción.
Pero, sobre todo, se temía que se hubiera establecido en Eslovaquia una “‘ndrina”, una rama de la ‘Ndrangheta calabresa formada por 12 personas, cuyos nombres están indicados en la solicitud.
En noviembre de 2013, las autoridades italianas enviaron un informe detallado sobre los antecedentes penales de los sospechosos: malversación, intento de asesinato y tráfico de drogas.
Las comunicaciones entre la policía eslovaca e italiana están protocolizadas, según ha escrito el periódico italiano “Corriere della Sera”, sobre la base de las declaraciones del fiscal de Reggio Calabria Gaetano Paci.
Ján Kuciak poseía un mapa de Calabria en la cual había escrito los nombres de las pandillas de la mafia y el apellido Vadalá. Antonino Vadalá aparece en los contactos del celular del periodista asesinado, y también hay algunas llamadas telefónicas entre los dos. Unos días antes de ser asesinado, Kuciak había ido a Calabria, tal vez para buscar la confirmación de la investigación que estaba a punto de publicar. El material está siendo examinado por la policía eslovaca.

Todavía quedan muchas preguntas que requieren una respuesta precisa.
¿Por qué se ignoró la información que se proporcionó hace cinco años?
¿Por qué llegar a disparar a un periodista demasiado curioso?
¿Por qué correr el riesgo de una inoportuna publicidad internacional?
¿Por qué las personas sospechosas después del asesinato no intentaron refugiarse en la vecina Ucrania?
¿Qué intereses ocultos estaban detrás del asesinato?
¿Qué sistema de encubrimiento e impunidad en las más altas esferas del poder público podían permitir tanta libertad de movimiento?
¿Fue un crimen cometido en Eslovaquia, pero premeditado en Calabria?
Entonces el pequeño país europeo que vivió durante años en la creencia de ser un oasis tranquilo en el caos europeo, debe comenzar a abrir los ojos e iniciar investigaciones exhaustivas en el eje Reggio-Bratislava, controlar las entradas de personas de Ucrania, Austria y Polonia, en estrecha cooperación con las autoridades de investigación internacionales.
Sobre todo, debe aceptar ahondar en los secretos más inconfesables del poder, porque si la mafia calabresa logró echar raíces en Eslovaquia, esto significa que ha encontrado una tierra fertilizada por la corrupción.
La mafia, para controlar el territorio, “hace política”, establece relaciones políticas y económicas con la sociedad civil, vínculos claros y ocultos, intercambios de favores, control de votos, amenazas, infiltraciones, condicionamientos.
“La mafia se caracteriza por su velocidad en la adaptación a las necesidades del presente, por su capacidad para mezclarse con la sociedad civil, por el uso de la intimidación y la violencia, por el número y la estatura criminal de su adeptos, por su capacidad de ser siempre diferente y siempre igual a sí misma”. (Giovanni Falcone)
Solo cuando se rompen esas relaciones políticas y económicas, el aparato estatal realmente lucha contra la mafia.

_______

Foto: Pixabay, FB

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.