Bratislava celebró la primera coronación de un monarca de la dinastía Habsburgo

Cada año, durante una semana, Bratislava, la antigua Presburgo (Pozsony en húngaro), revive los fastos de la época imperial de los Habsburgo, cuando se convirtió en la capital del Reino de Hungría.
Era el año 1536 y los turcos otomanos, dirigidos por Suleiman el Magnífico, ya habían derrotado en la batalla de Mohács (1526) al rey de Hungría y Bohemia Luis II, quien murió en el combate. En 1541 entraron en territorio húngaro ocupando la capital, Buda. La ciudad de Pozsony también fue atacada, pero los otomanos no lograron conquistarla.
Así, Bratislava se convirtió en la nueva capital, sede del rey de Hungría, del arzobispo de Strigonio (Esztergom) y de la nobleza, centro de la vida política y lugar destinado a acoger la ceremonia de coronación de los monarcas de la Casa de Habsburgo.
Durante casi tres siglos, de 1536 a 1830, once reyes y reinas fueron coronados en la catedral de San Martino, incluida María Teresa, la primera emperatriz de la dinastía de los Habsburgo, y también promotora de importantes reformas “ilustradas”.
La edición de este año de los “Días de la Coronación” quería conmemorar la primera coronación, es decir la ceremonia solemne durante la cual, el 8 de septiembre de 1563, Maximiliano II de Habsburgo fue coronado como Rey de Hungría en Bratislava por el arzobispo de Esztergom, Nicolaus Olahus, un año antes de recibir la corona del Sacro Imperio Romano.
Maximiliano fue un soberano en constante conflicto con los turcos, demostró inicialmente inclinación hacia las ideas protestantes y fue favorable a los proyectos de los príncipes alemanes – y eso fue causa de preocupación en el papado y en la familia de los Habsburgo -, pero más tarde se comprometió con la defensa del catolicismo.
También fue un humanista, cultor de diversas disciplinas, incluidas las doctrinas ocultistas. En su corte acogió a numerosos académicos de Alemania, los Países Bajos, España e Italia, y dedicó un gran esfuerzo a la búsqueda de libros y manuscritos antiguos, que hoy forman parte de la colección de la Biblioteca Nacional de Austria. Amaba la música y el teatro y apreciaba particularmente a los artistas italianos artífices del Renacimiento.
La procesión que ha conmemorado la coronación de Maximiliano II de Habsburgo comenzó desde la plaza del castillo, la residencia de los monarcas húngaros donde, en una de las torres, se custodian las joyas de la corona.

Luego recorrió las calles de la ciudad vieja, mientras el ritmo del redoble de los tambores se mezclaba a los gritos de los soldados entre dos alas de multitud exultante… decenas de figurantes a pie y a caballo, bajo un cielo plomizo y tal vez por esta razón aún más sugestivo.

Durante aproximadamente dos horas, damas y caballeros, soldados y altos prelados recorrieron las calles adoquinadas de la antigua Presburgo, ataviados con trajes de la época en precioso tejido brocado y terciopelo, luciendo peinados y armaduras del glorioso pasado de la ciudad. Mientras refinadas señoras de la nobleza dispensaban sonrisas a la multitud agitando pañuelos bordados, los aristócratas y los hombres de armas alababan la grandeza y el poder del reino de Hungría.
La procesión, realizada con una muy cuidadosa reconstrucción histórica, terminó en la plaza principal de la ciudad (Hlavné námestie), a pocos pasos de los lugares simbólicos de la coronación de los monarcas de los Habsburgo: la Catedral de San Martino, donde se celebraba la ceremonia de investidura real, la Iglesia gótica de los franciscanos, que acogía a los reyes para la concesión de la dignidad caballeresca la Espuela de Oro, y las murallas de la ciudad, frente a las cuales el rey juraba solemnemente respetar los privilegios de la aristocracia.
Durante tres siglos, la ceremonia solía terminar con un acto de gran valor simbólico: después de ascender la “colina de la coronación”, el rey agitaba su espada en todas direcciones, y este acto era su solemne promesa de proteger al pueblo y el territorio contra los enemigos.

_____
Foto: Paola Ferraris ©

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.