Bratislava: el Hotel Kyjev, icono de la época comunista, quizás tendrá un nuevo proyecto de reconstrucción

Una joya de la arquitectura modernista o un horrible caserón que estropea el aspecto de la capital. El Hotel Kyjev ha sido un edificio polémico durante muchos años, con una gran cantidad de entusiastas seguidores y ávidos oponentes. Para bien o para mal, este gran complejo hotelero sigue siendo una institución simbólica de la era comunista de Bratislava.
Construido entre 1969 y 1973 por el arquitecto Ivan Matusik, el Hotel Kyjev es un rascacielos de 20 pisos y 65 plantas ubicado en Rajska Ulica, cerca de Kammenè námestie, la plaza más pequeña de la capital. El proyecto del “edificio más notable en Bratislava” – en aquel entonces el más alto de la Ciudad Vieja – en 1969 recibió el premio Dušan Jurkovič por su “originalidad”. Solo para descubrir años después, que edificios similares también podían encontrarse en Nueva York (Lever House, 1952) o en Copenhague (Radisson SAS Royal Hotel, 1956).
Una estrategia de marketing astuta lo propuso como un hotel de estilo retro, pero los comentarios en los diversos portales de reservas de hoteles lo rechazaban implacablemente. Sin embargo, desde su inauguración, el hotel, con sus 180 habitaciones y 5 suites, fue uno de los alojamientos más solicitados, también porque Bratislava no tenía una oferta tan rica en ese momento.
Muchos clientes parecían fascinados por el ambiente “soviético”, el Trabant vintage exhibido en la recepción, la cerveza barata a 1 euro y las vistas panorámicas de la ciudad con sus viejos tranvías y trolebuses.
El Hotel Kyjev cerró el 31 de octubre de 2011, oficialmente debido a renovaciones, que nunca se realizaron por falta de fondos.
En 2012, según una encuesta realizada por GfK Eslovaquia, casi el 70% de los habitantes de la ciudad vieja y el 65% de los vecinos de otros distritos de Bratislava estaban descontentos con el aspecto del Hotel Kyjev y Kammenè námestie. La mayoría de los residentes esperaban una intervención del Ayuntamiento para revitalizar toda la zona con la mejora de la viabilidad y la construcción de áreas verdes. Los esfuerzos para declarar “patrimonio cultural nacional” al Hotel Kyjev también fueron inútiles, a pesar de la importancia del edificio en el contexto de la arquitectura moderna de la posguerra.
El hotel es propiedad de la empresa británica de desarrollo inmobiliario Lordship, que en 2004 presentó un ambicioso proyecto valorado en 50 millones de euros, para demoler el antiguo hotel y los grandes almacenes Tesco y construir tres nuevos hoteles en Kammenè námestie, un edificio multifuncional, un nuevo centro comercial, un aparcamiento subterráneo de cuatro pisos y un paseo con un parque. Nada de eso sucedió, ya que el accionista mayoritario suizo Antal Rack no apoyó la inversión.
Después de años de abandono, la compañia Lordship parece dispuesta a invertir 80-100 millones de euros para modernizar el edificio y reconstruir toda el área, añadiendo un garaje subterráneo y una nueva plaza entre las calles Cintorínska y Rajska.
Sin embargo, aún no se sabe si el edificio volverá a ser un hotel o un hostal, o se transformará en un complejo residencial y de oficinas.

______

Foto: Kamil Rejczyk (CC BY 2.0)
Peter Collins – Hotel Kyjev Trabant (CC BY 2.0)
Peter Collins – view form Hotel Kyjev (CC BY 2.0)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.