Castillos de Eslovaquia: Bratislava

bratislava-turismo1_pixabay

El impresionante edificio rectangular con cuatro torres está situado en un lugar estratégico, en la roca que domina, desde 85 metros de altura, el río Danubio que fluye en la capital de Eslovaquia. Símbolo de Bratislava, el castillo es sin duda la más popular silueta de la ciudad, siendo visible desde lejos y de muchas zonas de la capital.
Es un sitio bonito para visitar, no sólo para el propio edificio o las colecciones del Museo Nacional en él contenidas, sino también por las maravillosas vistas en el río, la ciudad y el campo circundante. Desde aquí, como sucede en muy pocos lugares en el mundo, se puede disfrutar de vistas de tres países simultáneamente: Eslovaquia, Hungría y Austria.
Los primeros habitantes conocidos en la colina del castillo fueron los Celtas, los Romanos y los Eslavos, y el castillo era inicialmente una fortificación defensiva para proteger a estas poblaciones contra los enemigos.
El castillo está documentado por primera vez en el año 907 en los anales de Salzburgo, en referencia a la batalla de Brezalauspurch, que marcó la fin del Impero de la Gran Moravia.
En el siglo X, bajo el rey húngaro Esteban I, aquí se acuñaron monedas con la inscripción “Breslawa Civitas”.
En el siglo XV el castillo fue construido, ampliado y fortalecido frente los ataques de los husitas, asumiendo la forma actual.
El castillo se convirtió en una parte fundamental de la propiedad imperial de los Habsburgo. Aquí vivió durante un período la emperatriz María Teresa; fue transformado más tarde en el estilo rococó, como residencia de su hija María Cristina de Habsburgo y su marido Alberto de Sajonia-Teschen, que aquí comenzó su colección artística de grabados (que ahora se encuentran en la galería Albertina de Viena).
En 1811 el castillo fue parcialmente destruido por un incendio provocado por la imprudencia de los soldados napoleónicos, y durante un siglo y medio permaneció completamente en ruinas.
La restauración de 1960 le devolvió en parte su antigua gloria. Hoy en día es un monumento cultural nacional, se utiliza como edificio representativo del gobierno eslovaco y alberga el Museo de Historia y el Museo Nacional, donde están expuestas 3.500 obras de arte antiguo y moderno, incluyendo pinturas, estatuas y grabados de artistas nacionales, cristalería, platería, muebles de madera tallada, relojes, armas y armaduras.


Horario de apertura:
De martes a domingo, de 9.00 a 17.00.

__

Foto: Pixabay

Be the first to comment

Rispondi