El 28 de de octubre de 1918 nacía Checoslovaquia

praga

“Nosotros consideramos la libertad como el primer requisito para la federalización, y creemos que las naciones de Europa central y oriental fácilmente podrían federarse en caso de que consideren esto necesario.”

Con la declaración de la independencia de la nación checoslovaca, el 28 de octubre de 1918 en Praga nacía la República Checoslovaca, formada por la unión de las tres regiones históricas de Bohemia, Moravia y Eslovaquia.
El documento fuertemente rechazaba la propuesta de una monarquía federal avanzada por el emperador Francisco José en las últimas etapas de la Primera Guerra Mundial. Los padres fundadores de Checoslovaquia Tomáš Garrigue Masaryk y Edvard Beneš apoyaron firmemente la disolución de Austria-Hungría, consiguiendo el apoyo de la prensa internacional y de los intelectuales británicos.
Hacia el final del conflicto se había formado en Francia, en París, una especie de gobierno en el exilio, el Consejo Nacional, junto con las legiones checoslovacas. Su tarea consistía en preparar el nacimiento del nuevo estado. La movilización para la creación de Checoslovaquia fue particularmente fuerte en los Estados Unidos: en las ciudades de Pittsburgh y Baltimore representantes eslovacos y rutenas elaboraron una declaración en la que aceptaban la creación del nuevo Estado. En la ciudad eslovaca de Turčanský Svätý Martin hubo una declaración similar.
La República Checoslovaca fue formada por Bohemia, Moravia, Silesia, Eslovaquia y Rutenia. No fue difícil trazar las fronteras de Checoslovaquia con Austria y Alemania, ya que se mantuvieron las diferencias territoriales preexistentes.
En otros casos, sin embargo, las fronteras checoslovacas se definieron sobre la base de consideraciones estratégicas y económicas más que étnicas. Los eslovacos hungarizados no aceptaban de buen grado la unión con la Bohemia y Moravia, pero las grandes potencias no admitían la existencia de brotes revolucionarios en el centro de Europa. Por eso decidieron reforzar Checoslovaquia, con la adquisición de la Rutenia, para bloquear más Hungría.
El nuevo estado, en las palabras de Masaryk, habría sido una república democrática, porque la democracia en 1918 había derrotado la autocracia teocrática. Propuestas federalistas no fueron aceptadas, pero a las minorías se hicieron algunas concesiones.
Paradójicamente, Checoslovaquia habría debido enfrentar el mismo problema de las relaciones interétnicas que había socavado el disuelto Imperio Habsburgo. También la relación entre la Iglesia Católica, cuya función era particularmente importante en Eslovaquia, era difícil con la clase dominante checa, de orientación secular.
Sin embargo, Checoslovaquia consolidaba sus raíces democráticas, las más sólidas en la Europa del Este: las mujeres tenían derecho a voto y, a pesar de la antipatía de Presidente Masaryk por los bolcheviques, los partidos de la oposición tuvieron libertad de expresión.

__

Foto: Pixabay

Be the first to comment

Rispondi