El concepto de multivelocidad está en el ADN de la Unión Europea

(de Kinga Brudzińska, GLOBSEC)
La integración diferenciada está en el centro de un renovado debate sobre el futuro de la eurozona y, según muchos, amenaza con profundizar las divisiones aparentes (Estados del Este/Oeste o Estados pertenecientes o no pertenecientes a la zona del euro) y conducir eventualmente a la desintegración de la UE.
Pero la noción de una Europa “multivelocidad” no es en absoluto nueva. Acomodar los diferentes intereses socioeconómicos y políticos de los Estados miembros en la legislación y la política de la UE ha sido una parte integral de la integración europea desde el Tratado de Roma. Tal vez este debate no estuvo sobre la mesa en las décadas de 1960 y 1970, pero se hizo animado a finales de la década de 1990 en vista de la ampliación “big bang” en 2004 cuando la UE estaba a punto de abordar diferentes niveles de ambición dentro de una Unión menos homogénea.
Hasta ahora, ejemplos destacados de acuerdos “flexibles” incluyen la Unión Económica y Monetaria (UEM), el Acuerdo de Schengen o, recientemente, la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO). Dichos ejemplos muestran que permitir “aquellos que quieren hacer más” no implica necesariamente la “liquidación de la Unión Europea”. Todo lo contrario, ayuda a superar el punto muerto. En algunos casos, la integración entre algunos se prefiere a la paralización para todos.

No hay respuestas claras en cuanto a los efectos de la integración diferenciada en la UE en su conjunto, si este proceso crea un nuevo impulso para una mayor profundización o si empujó a la unión hacia una estructura núcleo-periferia permanente. Pero al contrario de lo que dicen los críticos, la UE no se disolverá. De hecho, la UE ya es diversa y diferenciada. De los 28 Estados miembros, 19 países pertenecen a la eurozona. El espacio de Schengen (26 miembros) se compone tanto de países de la UE como de fuera de la UE, al igual que el mercado único, que tiene una cobertura más amplia (31, incluidos los miembros de la EEA). Finalmente, hay 22 países que están dentro tanto de la OTAN como de la UE. La integración flexible no ha roto la Unión, la ayudó a sobrevivir.
Como antes, para responder a la larga lista de desafíos actuales – que incluyen el Brexit, una zona euro inconclusa, la llegada de refugiados, el populismo nacionalista y la falta de respeto por el Estado de derecho en algunos Estados miembros – algunos líderes y expertos volvieron al concepto probado de integración diferenciada.
El año pasado, el presidente francés, Emmanuel Macron, presentó su ambicioso paquete de reformas sobre cómo renovar y reconstruir el proyecto europeo en el que hizo un llamamiento para que un núcleo de países de “vanguardia” lidere el camino hacia la profundización de la integración en la UE. Al mismo tiempo, la Comisión Europea publicó cinco escenarios para el futuro de la UE para examinar a qué tipo de Estados miembros de la Unión están preparados, con al menos uno de los escenarios que explora explícitamente el modelo de integración diferenciada. Finalmente, antes del verano, Francia y Alemania firmaron la llamada Declaración de Meseberg en la que, entre otros, respaldaron la mayor integración de los miembros de la eurozona al proponer un presupuesto para la eurozona.
Pero como sucedió en el pasado, la propuesta franco-alemana no fue bien recibida en toda la UE. Las propuestas de cooperación flexible, mejorada o más profunda generalmente se perciben como potencialmente divisivas (lo mismo sucedió con PESCO en el pasado). Esta vez, algunos analistas consideraron la Declaración de Meseberg como una “oportunidad perdida” para completar el proyecto de unión bancaria de la UE. A otros les pareció demasiado ambicioso proponer un presupuesto para la eurozona. Por ejemplo, Finlandia e Irlanda estuvieron entre los pocos Estados que apoyaron el rechazo del primer ministro holandés, Mark Rutte, a un presupuesto para la eurozona. Los Estados de Europa Central que actualmente están fuera de la zona euro también adoptaron una actitud similar. Polonia y Hungría argumentaron que la creación de un presupuesto separado de la eurozona eventualmente conduciría a una Europa de mayor velocidad. En pocas palabras, existe el temor de que un presupuesto separado para la eurozona mejore la cooperación entre 19 Estados Miembros y traslade a los Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro a una categoría diferente de Membresía.
Aunque sería deseable que la UE avanzara en políticas clave, parece probable que los escépticos prevalezcan en el corto plazo. Existen al menos tres razones por las cuales Europa no se transformará rápidamente en una entidad a dos velocidades. En primer lugar, aparte de unos pocos Estados miembros, el apoyo a una integración más profunda en la UE está disminuyendo en general. La reciente investigación de ECFR (Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, NdR) revela que solo cuatro países (Francia, Alemania, Bélgica y Luxemburgo) están comprometidos con más Europa. Otros prefieren mantenerse alejados (en particular, Polonia, Hungría y la República Checa, pero también Chipre, Malta o Austria). Significa que, a menos que sea de importancia existencial, más Estados miembros se abstendrán de mejorar la cooperación en el ámbito de la UE.

En segundo lugar, el presidente francés, Emmanuel Macron, un “arquitecto” del impulso reciente hacia una Europa de múltiples velocidades, tiene problemas en casa. Su índice de aprobación ha bajado del 65% en mayo de 2017 al 31% este mes, según Ifop, un grupo encuestador francés. Sin buenos resultados y respaldo en casa, el presidente francés no será creíble a nivel de la UE, por lo tanto, no podrá impulsar aún más su agenda europea. Además, incluso si la canciller alemana, Angela Merkel, apoya los ambiciosos planes del presidente Macron, ella todavía desea, sobre todo, cerrar la brecha Este-Oeste y mantener unido al club.
En tercer lugar, el Brexit y la preparación para las próximas elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2019 pueden desacelerar la agenda reformista tanto de los Estados miembros como de las instituciones de la UE. Muchos se centrarían en el proceso de transición en lugar de invertir en esfuerzos riesgosos, dadas las circunstancias recientes.
Al debatir sobre su futuro, la UE vuelve a caminar por la pendiente resbaladiza de la integración diferenciada, donde se debe equilibrar cuidadosamente la oportunidad de progresar y el riesgo de desencadenar divisiones. Pero dada la falta de pasión pública por la integración en general y el problema interno de sus seguidores, incluso si una Europa de varias velocidades es inevitable y podría hacer que la UE vuelva a brillar, al menos a corto plazo esto no se materializará. Los escépticos de la idea de velocidades múltiples pueden dormir tranquilos. Al menos por ahora.

Nota: Este artículo ha sido publicado dentro del proyecto GLOSBEC DIFF GOV – “Gobernanza Europea: Potencial de Cooperación Diferenciada” respaldado por el Programa ERASMUS+ – Actividades Jean Monnet. El tema de la cooperación diferenciada se debatirá en el GLOBSEC Tatra Summit del 5 – 6 de octubre de 2018. “El apoyo de la Comisión Europea para la producción de esta publicación no constituye un respaldo de los contenidos que refleja únicamente las opiniones de los autores, y la Comisión no se hace responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en él”.

_______

Foto: Pixabay CC0
Remi Jouan CC BY 4.0
PISM twitter

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.