El fuerte terremoto en México deja al menos 217 muertos, entre ellos 25 niños

El potente terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el centro y sur de Mexico ha provocado al menos 217 muertos – , entre ellos 25 niños en una escuela – y el derrumbe de 45 edificios en la capital del país, según lo declarado por la Agencia de Protección Civil.
El epicentro fue localizado a 12 kilómetros de la localidad de Axochiapan, situada en el estado de Morelos, y a 120 kilómetros de Ciudad de México, a una profundidad de 57 kilómetros.
Este evento ocurre 32 años tras el terremoto más catastrofico de la historia del país, que dejó cerca de 10.000 muertos, y solamente 10 días después de otro sismo que causó casi un centenar de muertos.

El efecto local sobre la capital, Ciudad de México es lo que ha producido la mayor devastación, afirman los expertos del Colegio Oficial de Geólogos (ICOG). Aquí el suelo está compuesto por cenizas volcánicas poco consolidadas, con líquido entre los poros, que le da al terreno un comportamiento fluido, reduciendo su resistencia. Al producirse las vibraciones por la onda sísmica, el líquido se mueve y se genera un riesgo mayor. Por lo tanto, los edificios cimentados de manera superficial y las construcciones más viejas y con estructuras menos sólidas se hunden en cuanto reciben el impacto de las ondas sísmicas. El terreno se desmorona y el edificio cimentado se cae.

México tiene una historia de sismos importante y presenta un contexto tectónico complicado, en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de 5 placas tectónicas: la placa de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe. A lo largo de la costa de México, la placa de Cocos se desliza debajo de la placa norteamericana, moviéndose cerca de 7 centímetros por año. Desde 1900, han habido 34 terremotos de magnitud mayor a 7.
La solución para evitar la devastación masiva de los sismos es aparentemente sencilla: arreglar los viejos edificios y mejorar los métodos de construcción. Sin embargo, en México parece demasiado compleja y cara para lograr en menos de varias décadas. Afortunadamente, el pais ha construido un sistema de “alerta sísmica temprana” para reducir los efectos de los eventos sísmicos. Hay un sistema que detecta movimientos muy cerca del epicentro, y envía la advertencia de caos inminente antes de la sacudida. De esta manera, al menos las personas que viven en instalaciones frágiles tienen un poco de tiempo para comunicarse y prepararse. Según los reportes iniciales el sistema funcionó el 8 de septiembre.

Sin embargo, ese terremoto de magnitud 8,2 dejo 98 muertos y más de 250 heridos… un universo de más de 800.000 personas que en un minuto perdieron seres queridos.

___

Foto Facebook:

Pako Rafa C, Ranchero y Gallardo, México en Imágenes

Be the first to comment

Rispondi