Eslovaquia: dos informes “Doing Business 2018” sobre facilidad de hacer negocios

Eslovaquia cayó al puesto 39 (74,90 puntos) de 190 países en el ranking Doing Business 2018, elaborado por el Banco Mundial, que clasifica a los países según las facilidad que ofrecen a la actividad empresarial.
Los últimos datos índican que Eslovaquia mejoró su calificación en los indicadores “manejo de permisos de construcción” (del puesto 102 en 2017 al 91) y “pago de impuestos” (del puesto 56 en 2017 al 49). Sin embargo, cayó varios puestos en los demás indicadores:
“apertura de un negocio” (83°) (68° en 2017)
“obtención de electricidad” (57°) (53° en 2017)
“registro de propiedades” (7°) (5° en 2017)
“obtención de crédito” (55°) (44° en 2017)
“protección de inversionistas minoritarios” (89°) (87° en 2017)
“cumplimiento de contratos” (84°) (81° en 2017)
“resolución de la insolvencia” (42°) (35° en 2017)
Eslovaquia se mantuvo en el primer lugar con respecto al “comercio transfronterizo”.
El informe Doing Business 2018 presenta también datos sobre la “Regulación del mercado de trabajo” (que incluye contratación, horas laborales, despido por redundancia, calidad del empleo) en un archivo adjunto (Excel), sin clasificación. Dichos datos se basan en un cuestionario detallado sobre las regulaciones laborales completado por abogados y funcionarios públicos locales.

Los informes subnacionales Doing Business elaborados por el Banco Mundial y financiados por la Comisión Europea analizan de manera comparativa la facilidad de hacer negocios en algunos países de la Unión Europea.
Los estudios, que se basan en la misma metodología que el informe Doing Business publicado anualmente, evalúan el entorno regulatorio de negocios y su impacto en los empresarios locales. La primera edición (2017) fue dedicada a la evaluación de 22 ciudades en Bulgaria, Hungría y Rumania. La edición de este año analiza la facilidad de hacer negocios en 5 ciudades de Croacia, 7 ciudades de la República Checa, 8 ciudades de Portugal y 5 ciudades de Eslovaquia (Bratislava, Košice, Prešov, Trnava y Žilina).
El informe utiliza como indicadores cinco etapas relevantes para las pymes: apertura de un negocio, manejo de permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedades y cumplimiento de contratos.
La implementación de regulaciones comerciales resulta más uniforme en las ciudades de Eslovaquia y Portugal, mientras que hay diferencias sustanciales entre las ciudades de Croacia y la República Checa en la facilidad de hacer negocios. Mientras Praga destaca por su entorno empresarial dinámico, Bratislava, Lisboa y Zagreb se quedan atrás en comparación con la mayoría de las ciudades más pequeñas dentro de su propio país.
Dicha desigualdad muestra que la reforma regulatoria sigue siendo incompleta y llama la atención de los responsables de las políticas en los cuatro países sobre la necesidad de mejoras a nivel subnacional.
Las ciudades más pequeñas de Eslovaquia ofrecen más facilidades para hacer negocios y logran competir con la capital. A excepción de Bratislava, cada una de las 5 ciudades evaluadas en Eslovaquia ocupa el primer puesto en al menos un área. Iniciar un negocio es más fácil en Prešov y Žilina: el tiempo de espera para crear una empresa se cifra en 120 días en Prešov (170 en la capital) y en 8 días para recibir el número de IVA (15 en Bratislava).
Este resultado podría atribuirse a la mayor demanda de servicios empresariales en la capital solamente en parte ya que, por el contrario, la posición preeminente de Praga en el ranking de la 7 ciudades checas demuestra la capacidad de hacer frente a la alta demanda de servicios empresariales.
El proceso para obtener un permiso de construcción o el suministro de electricidad es más rápido en Prešov y Žilina respectivamente. Trnava destaca por la eficiencia en el proceso de registro de propiedades, mientras que Košice destaca por el cumplimiento de contratos.
En general, el informe muestra que las diferencias más marcadas en el rendimiento dentro de cada país se encuentran en áreas donde las autoridades locales tienen mayor autonomía para desarrollar e implementar regulaciones, como permisos de construcción, obtención de electricidad y cumplimiento de contratos.
En los indicadores “apertura de un negocio” y “manejo de permisos de construcción”, la mayoría de las ciudades evaluadas tienen procesos que son más complejos que el promedio de los Estados miembros de la Unión Europea.
Eslovaquia y Croacia se encuentran entre los cinco Estados miembros de la UE que hicieron más progresos en materia de regulación empresarial en los últimos 14 años. Sin embargo, todavía deben enfrentar desafíos muy importantes: eliminar la burocracia innecesaria, mejorar la eficiencia para poder reducir el costo de hacer negocios para las empresas y aumentar su capacidad de competir en el extranjero.
El informe sugiere la adopción en las capitales de las buenas prácticas regulatorias encontradas a nivel subnacional. Esto podría significar para Eslovaquia una mejora de 9 puestos en el ranking mundial de Doing Business.

_______
Foto: Pixabay CC0

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.