Eslovaquia: empeoramiento del entorno empresarial y la competitividad

Según datos de dos recientes encuestas, la percepción del entorno de negocios por parte de los empresarios y la competitividad del país siguen empeorando.
La encuesta realizada por la asociación profesional “Alianza Empresarial de Eslovaquia” (Podnikateľská aliancia Slovenska, PAS) muestra en el primer trimestre de este año una caída del 3,41 por ciento del índice del entorno empresarial, que alcanzó 45,90 puntos.
La funcionalidad del sistema político, la aplicación de la ley y la funcionalidad de la judicatura han sido evaluadas como las peores fallas en el Estado eslovaco y la barrera principal para los negocios, en particular tras los asesinatos de Ján Kuciak y Martina Kušnírová, debido a la incapacidad de los políticos para enfrentar la crisis política de manera responsable y sistémica.
Se registra una caída en la confianza de los empresarios en el funcionamiento del sistema político y en las funciones básicas del Estado y una percepción negativa de la efectividad de la aplicación de la ley, la funcionalidad del poder judicial, la aplicación del principio de igualdad ante la ley y el nivel de corrupción en las oficinas públicas.
Los empresarios perciben como un problema creciente tanto la ocurrencia de los delitos económicos y del crimen organizado, como la calidad y disponibilidad de los medios de producción y la fuerza de trabajo.
En el primer trimestre de 2018 han entrado en vigor una serie de normas legales que tienen un impacto significativo en el entorno empresarial. La encuesta de PAS muestra que los empresarios no ven con buenos ojos los ajustes al Código del Trabajo, especialmente los beneficios salariales por el trabajo nocturno y durante el fin de semana, las vacaciones, las horas extraordinarias. Al mismo tiempo, los empresarios destacan la alta carga impositiva, la competitividad reducida y la falta de mejoras en el entorno empresarial que puedan compensar los mayores costos.

Eslovaquia disminuyó su competitividad en el último año, según el estudio elaborado por IMD World Competitiveness Center. El Anuario de Competitividad Mundial (World Competitiveness Yearbook) es un informe anual publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Gerencial con sede en Lausana (Suiza) dirigido por el español Arturo Bris, profesor de finanzas. Eslovaquia pasó del puesto 51 al 55 entre los 63 países evaluados, ocupando el último lugar en el Grupo Visegrád, en el cual el país más competitivo resultó ser la República Checa (29° puesto).
En Europa del Este, Polonia, Eslovenia y Hungría son los países que más avanzan: el progreso de Polonia se registro después del crecimiento del PIB, un aumento en la exportación de servicios comerciales y una mejora en la gestión de la deuda pública. Hungría aumentó su competitividad en parte debido a la reducción de los impuestos corporativos y al crecimiento de la productividad general, mientras que Eslovenia avanzó gracias a un notable cambio positivo en su economía interna y a la mejora del presupuesto público.

Las cinco principales economías más competitivas siguen siendo las mismas que el año anterior, pero su orden cambia.
Estados Unidos vuelve al primer lugar por su fortaleza en el desempeño económico y la infraestructura, seguido de Hong Kong, Singapur, los Países Bajos y Suiza.
Hong Kong adopta un enfoque algo diferente al explotar su eficiencia gubernamental y la eficiencia comercial.
El avance de los Países Bajos muestra un camino “equilibrado” hacia la competitividad, clasificándose entre los 10 países más competitivos por desempeño económico, gobierno y eficiencia comercial. Suiza disminuye principalmente debido a una desaceleración de las exportaciones y, en menor medida, un aumento de las percepciones sobre las amenazas de deslocalización de las instalaciones de I + D.
Los lugares restantes en la clasificación están ocupados por países nórdicos – Dinamarca, Noruega y Suecia muestran un sólido desempeño en la productividad general del sector privado y sus prácticas de gestión – por los Emiratos Árabes Unidos y Canadá.
China, que ocupa el puesto 13 en el ranking, mejoró considerablemente sus posiciones gracias a la inversión en infraestructura física e inmaterial, así como algunos aspectos institucionales, como el marco legal y regulatorio.
Arturo Bris señala que “los resultados de este año refuerzan un rasgo crucial del panorama de la competitividad. Los países emprenden diferentes caminos hacia la transformación de la competitividad y la combinación de competitividad varía. Una economía, por ejemplo, puede construir su estrategia de competitividad en torno a un aspecto particular, como su infraestructura tangible e intangible; otro puede acercarse a la competitividad a través de su eficiencia gubernamental.”

______

Foto: Pixabay CC0
Pixabay CCo
Pixabay CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.