Eslovaquia sigue siendo “ubicación clave” para la inversión, pero la falta de mano de obra calificada será el principal desafío

El Ministerio de Economía y la Agencia para el Desarrollo de Inversiones y Comercio SARIO están trabajando juntos para poner en marcha 76 proyectos de inversión en el bienio 2018-2019, por un valor total de 4,2 mil millones de euros.
El año pasado la agencia SARIO proporcionó sus servicios de asistencia a 33 proyectos de inversión (33 nuevas inversiones y 17 expansiones de la producción) por un valor de 492 millones de euros. Estos proyectos deberían llevar a la creación de 9.000 puestos de trabajo.
Cabe destacar la inversión de gran tamaño de dos gigantes internacionales: la británica Jaguar Land Rover, la cuarta empresa automovilística que operará en Eslovaquia con su nueva fábrica cerca de Nitra, y la compañia de comercio electrónico Amazon, que contratará a un millar de empleados en tres años en su oficina de Bratislava y su nuevo centro de logística de Sereď.
La empresa de automoción invirtió 1,4 mil millones de euros para la construcción de una nueva planta destinada a la producción del modelo Land Rover Discovery. El pasado octubre lanzó una primera campaña hasta el próximo mes de marzo para reclutar mil trabajadores, pero planea crear un total de 2.800 empleos directos en la fábrica, mientras que otros 22.000 serán generados en la cadena de suministro tanto en Eslovaquia como en el extranjero.
Si Jaguar Land Rover recibió una sustanciosa subvención estatal, Amazon no solicitó ninguna ayuda a la inversión. Precisamente los diversos tipos de estímulos y ayudas ofrecidos por el gobierno a los inversores extranjeros durante un proceso de “privatización salvaje” en los años 90 fueron muy criticados por la opinión publica.
Eslovaquia ha atraido numerosos inversionistas extranjeros no solo por su ubicación estrategica cerca de los mercados más importantes del centro y este de Europa, por la infraestructura y la implementación de reformas políticas y económicas, sino también (y sobre todo) por su mano de obra barata en comparación con Polonia y la República Checa.
La inversión extranjera fue liderada en gran parte por empresas automotrices que convirtieron al país en un centro neurálgico de la industria. La filial eslovaca del consorcio automovilístico alemán Volkswagen, fundada en 1991, hoy en día representa uno de los motores de la economía eslovaca y el mayor empleador ofreciendo empleo a más de 13.000 trabajadores con una inversión total de 4mil millones de euros.
En 2003 llegó a Trnava el grupo francés de automoción PSA Peugeot Citroën, mientras que el consorcio surcoreano Kia Motors abrió su fábrica en Žilina.
Sin mencionar la importante inversión de la empresa metalúrgica estadounidense US Steel. En la actualidad se habla de una posible venta de la filial eslovaca en Košice de la compañia de Pittsburgh por unos 1.400 millones de euros.
Eslovaquia sigue siendo una ubicación clave para las grandes compañías internacionales, pero tiene que enfrentar un problema cada vez más serio: la falta de recursos humanos en varios sectores industriales.
La falta de mano de obra, en particular de trabajadores calificados, será el principal desafío para el gobierno eslovaco en 2018, dijo el primer ministro Robert Fico.
El tema ha sido discutido varias veces con representantes de empresas industriales y organizaciones de empleadores. Fico dijo que el primer objetivo de su gobierno será crear nuevas figuras profesionales para el mercado laboral, especialmente entre los desempleados.
En las grandes ciudades y en los principales distritos industriales, la escasez de trabajadores adaptados a las necesidades de las empresas se está volviendo bastante seria. Probablemente, debido a la falta de mano de obra disponible, el salario medio en Eslovaquia está destinado a superar los mil euros brutos mensuales.
Para abordar el problema, el gobierno tiene la intención de modificar parcialmente las reglas para la contratación de trabajadores extranjeros no pertenecientes a la UE.

______
Foto: Buongiorno Slovacchia, Pixabay CCo

Be the first to comment

Rispondi