Fondo Monetario Internacional: crecimiento estable en Eslovaquia

Según las estimaciones del FMI, publicadas el 1 de febrero al final de una visita oficial a Eslovaquia, el crecimiento económico del país es estable, pero hay problemáticas relacionadas con la situación interna e internacional.
“Eslovaquia es una historia de éxito económico”, se afirma en la declaración final de la FMI. Desde 1990, los ingresos reales de los eslovacos han alcanzado el 70% de la media europea. El crecimiento económico ha continuado a un ritmo rápido, llegando al 3,3% en 2016, a través de un aumento del empleo, la baja inflación, el mayor crédito a los hogares y el aumento del consumo. En el medio plazo está previsto un fuerte crecimiento en la industria del automóvil.
Por otro lado, la baja absorción de fondos de la UE, lo que refleja el inicio del nuevo período de programación, ha frenado las inversiones y las importaciones.
Dada la escasez de trabajadores altamente cualificados, el mercado laboral ha comenzado a absorber los individuos menos calificados y las personas procedentes de largos períodos de desempleo. Los salarios han crecido aún cuando el crecimiento promedio de la productividad se ha ralentizado.
Persisten disparidades entre las distintas regiones del país, con las ganancias fuertemente concentradas en la región de Bratislava. La insuficiencia de la infraestructura, el nivel inferior de la educación y la escasa movilidad laboral han obstaculizado el desarrollo de las regiones orientales y centrales, manteniendo al mismo tiempo una parte considerable de la población desempleada o fuera de la fuerza de trabajo.
El Brexit podría aumentar la incertidumbre, afectar a los socios comerciales de Eslovaquia y causar un crecimiento más lento del país. Las elecciones en los Países Bajos, Francia y Alemania añaden elementos adicionales a esta incertidumbre.
Si el mercado de trabajo tuviera que debilitarse después de una crisis externa, el aumento de los préstamos a los hogares se convertiría en un riesgo potencial interno.
El FMI considera la deuda pública moderada y la modesta necesidad económica como un amortiguador contra posibles choques externos.
También hay retos importantes en el largo plazo. El aumento de la productividad, que fue el factor clave de una fuerte convergencia de Eslovaquia, casi se ha reducido a la mitad desde el año 2008. Con una población que envejece, es probable que disminuya más, si no se introducen reformas estructurales.
El presupuesto 2017-2019 se basa en una menor inversión, intervenciones modestas sobre los ingresos y sobre la intención de contener el crecimiento de los salarios del sector público y las prestaciones sociales, para lograr el objetivo de un equilibrio presupuestario para el año 2019.
Para apoyar el saneamiento presupuestario previsto, la misión del FMI recomienda gastar con mayor eficacia y mejorar la eficiencia fiscal. Para apoyar una convergencia más equitativa y sostenible también hace hincapié en la necesidad de políticas fiscales y estructurales y una vigilancia constante de las autoridades en el sector bancario.
El desarrollo de una estrategia global para reducir las disparidades regionales y la mejora de la calidad de la educación en las regiones más pobres es fundamental y requerirá inversiones adicionales en infraestructura y capital humano en el largo plazo, incluso una absorción eficaz y oportuna de los fondos de la UE.

Fuente: Slovak Republic: Staff Concluding Statement of the 2017 Article IV Mission http://www.imf.org

__

Foto: Archivo BDE

Be the first to comment

Rispondi