Inauguración de la “fuente danzante” en el histórico Hotel Carlton de Bratislava

El agua, las luces y el sonido formarán una sinfonía durante la ceremonia de inauguración de la “fuente danzante”. Este lunes 1 de mayo a las 17 horas la Orquesta Filarmónica Eslovaca actuará en vivo en el Hotel Radisson Blu Carlton para acompañar una verdadera sorpresa, en el entorno de un hotel que es una parte de la historia de Bratislava.

El Carlton Hotel es sin duda una de las leyendas de Bratislava: un monumento vivo de la ciudad ya en los tiempos de la Bratislava trilingüe.
El hotel tal como lo conocemos hoy en día surgió a través de la combinación de tres edificios, cada uno de los cuales tiene su propia historia.
La historia de uno de los más famosos hoteles de Eslovaquia se remonta al siglo XIII, cuando en el sitio actual se encontraba un hotel mucho más pequeño con el nombre de “El Cisne”. El entorno más amplio del hotel ya había formado un barrio en el siglo XIV, en la llamada Nueva Ciudad Pesquera. Su arquitectura y construcción fueron influenciadas por las frecuentes inundaciones del Danubio.
La vida en esta parte de la ciudad fue parcialmente influenciada también por la presencia de la colina de la coronación y, en el siglo XVIII, el puente colgante y su estación de embarque.

En 1760, junto con el hotel “El Cisne” se encontraba también la antigua posada ”Los Tres Árboles Verdes”. Esta posada, que recibió el nombre de tres prolíficos árboles que crecían en el patio, ofrecía a los huéspedes uno de los mejores servicios de alojamiento en la ciudad: 22 habitaciones y establos para 120 caballos en la encrucijada de las carreteras comerciales a la orilla del Danubio.
En la segunda mitad del siglo XVIII, la posada era propiedad de la familia Bayer, fundadora, entre otros, de la tradición hotelera en Bratislava.
Frente a la posada en los años 1840-1848 había la estación de caballos hacia Svätý Jur y Trnava. En la primera mitad del siglo XIX, el propietario de la posada fue Ján Löw, quien más tarde se convirtió en el director del primer ferrocarril austro-húngaro de Bratislava-Trnava, y miembro de la Guardia Nacional. Fue él quien emitió una licitación para la reconstrucción de la posada en un hotel de primera clase.
La licitación fue ganada por el proyecto de Ignác Feigler Jr., según el cual se realizó la reconstrucción en 1846. El periódico “Pressburger Zeitung” en el mes de abril de 1846 publicó un anuncio de venta para varios objetos y en septiembre de 1846 el dueño del café Johann Gessel invitó a los huéspedes a la inauguración de su café en el recién construido hotel ”Los Tres Árboles Verdes”.
La reconstrucción del hotel con tres pisos y un gran patio estuvo estrechamente relacionada con los acontecimientos de Europa Central, como la apertura del primer ferrocarril austro-húngaro de Bratislava a Trnava el 1 de junio de 1846. Su dirección y oficinas estaban en el hotel y la estación final en su patio.

El gerente Ján Löw alquiló el hotel reformado, que era mucho más alto que todos los edificios de la zona, a un rico viticultor, Jakub Palugyay, uno de los más importantes hombres de negocios. Él quiso cambiar el nombre del hotel en “El árbol verde”.
Bajo su dirección el hotel ganó reconocimiento en toda Europa, entre los turistas de la alta sociedad y los miembros de diversos gremios. De los hijos de Jakub, Karol se dedicó a la hotelería y gracias a él Bratislava iba a conseguir la primacía.
Menos de un año después de la primera presentación cinematográfica en París, la sala del Hotel acogió en diciembre de 1896 la primera presentación de doce cortometrajes, como la llegada del tren a la estación, las calles de Londres y París, el entrenamiento de la infantería francesa, las bailarinas de can-can.

El nuevo propietario, el empresario Henry Prüger, aportó su experiencia de trabajo en el Carlton de Londres a Bratislava. Conocido en todo el mundo por sus ideas y diseños, Prüger se convirtió en una figura importante en la industria hotelera y como consultor fue invitado a todas las construcciones hoteleras más importantes, como los “hoteles flotantes”, el Imperator, así como el Titanic. Pronto compró y reconstruyó también el edificio, que separó del hotel competidor, la casa de Gervay, la residencia del renombrado dentista Bayer. Sin demora se dedicó a la reconstrucción e unió los tres edificios. En 1912 creó así el nuevo complejo hotelero, que recibió el nombre de Carlton-Savoy.

Su orgulloso propietario abrió el edificio renovado con gran pompa y celebración. En 1921 construyó una lavandería, salas de mantenimiento e introdujo agua caliente en los dormitorios, más tarde realizó la construcción de una veranda en ladrillo.
En los años 1925-1929 hubo la reconstrucción más amplia con la realización de un cuarto piso, según los proyectos de uno de los mayores arquitectos eslovacos, Milan Michal Harminec. Prüger, sin embargo, no vivió bastante para ver el final de las obras de reconstrucción. Cargado de deudas, se ahorcó en sus propio querido hotel, durante los trabajos de reconstrucción.

El hotel, en la forma como la conocemos hoy en día, durante varias décadas fue uno de los mejores hoteles europeos. En el libro del hotel se registraron Thomas Alva Edison, Alfred Nobel y Theodore Roosevelt y el primer presidente checoslovaco Tomáš G. Masaryk.
Entre los invitados regulares de la cafetería del hotel destacan el poeta y periodista Ľudovít Štúr, quien venía a leer los periódicos y jugar al billar. Entre los habituales del Hotel Carlton se encontraban escultores famosos como Bártfay senior, Majerský y Pospíšil, escultor de la estatua del poeta húngaro Petöfi.

Después de la segunda guerra mundial el hotel comenzó a caer en mal estado. A finales de los años setenta un grupo de expertos del entonces Instituto de Proyectos de Comercio y Turismo, en colaboración con ingenieros estructurales emitió una opinión favorable a la conservación del edificio, por ser monumento arquitectónico y cultural de Bratislava.
En 1998 fue colocada la primera piedra de la reconstrucción del hotel más grande de Bratislava, bajo la dirección de una compañía de inversión belga.

En el mes de septiembre de 2001, tras firmar un acuerdo de gestión internacional con SAS HOTELS A/S DANMARK, el hotel Carlton celebró la tan esperada apertura bajo el nombre Radisson SAS Carlton Hotel.

La historia del impresionante edificio del Carlton Hotel ha ido evolucionando desde hace varios siglos. Gracias a su ubicación – en el corazón del casco antiguo – se mantiene en contacto directo con la hermosa orilla del río Danubio, así como el centro histórico de Bratislava con sus numerosos restaurantes, cafeterías, tiendas o monumentos culturales.

___
Foto: por cortesía del Hotel Carlton 

Be the first to comment

Rispondi