Kiska: no correré en elecciones presidenciales, pero quiero contribuir a una nueva era política

El Jefe de Estado Andrej Kiska anunció oficialmente su decisión de no correr en las próximas elecciones presidenciales, programadas para la primavera del 2019, agregando que de todos modos no planea dejar la politica.
El presidente explicó que su decisión fue influenciada por varios factores. “Nunca he ocultado el hecho de que la vida familiar es muy importante para mí”, afirmó Kiska, quien agregó que los eventos del año pasado le recordaron que “el tiempo que pasamos con la familia es irremplazable”.
Sin embargo, el presidente está consciente de la responsabilidad hacia los ciudadanos: “Eslovaquia necesita un jefe de Estado que no tenga miedo de defender los valores de un país moderno, democrático y libre”.
“Una de las principales razones por las que me presenté a las elecciones presidenciales hace cinco años”, señaló Kiska, no fue la voluntad de fortalecer los poderes del presidente, sino “recuperar la confianza de los ciudadanos en la institución presidencial y crear un contrapeso constructivo del poder del gobierno”.
El doloroso asesinato de Ján Kuciak y Martina Kušnírová fue algo terrible e inesperado, que “provocó la mayor crisis de confianza en el Estado de la historia de Eslovaquia moderna”, dijo Kiska, quien admitió que a veces llegó al límite de sus poderes en el reciente proceso de reajuste del Gobierno. “Como presidente, he tratado de ayudar a los encargados de formular políticas del gobierno a resolver problemas reales y lograr resultados tangibles” y “no me arrepiento de estas decisiones. Estoy convencido de que siempre es importante defender una Eslovaquia democrática, europea y justa. Para Eslovaquia, para las personas.”
En opinión de Kiska, tanto la oficina del presidente como el gobierno llegaron a la fin de una era política, ya que los recientes acontecimientos trágicos han demostrado que no hay posiciones políticas intocables.
“Siempre he actuado sobre la base de mi convicción interna, con mi mejor conocimiento y conciencia a favor de lo correcto”, dijo Kiska, quien agradeció el apoyo de sus seguidores.
Eslovaquia es un país donde muchas personas con nostalgia recuerdan el pasado, porque los políticos de hoy no son capaces de ofrecerles la imagen de un futuro mejor, una sociedad con salud más accesible, educación moderna, policía confiable y un Estado justo.
“Eslovaquia no es el mismo país que antes del asesinato. Hemos experimentado un trauma que ha cambiado nuestra sociedad. Para el comienzo de una nueva y mejor era, no es suficiente un cambio de gobierno. Eslovaquia necesita un cambio fundamental en el estilo de gobierno.
Sin embargo, Kiska no quiere abandonar la lucha política: “Me siento personalmente responsable de ayudar a hacer ese cambio. Voy a pensar en la mejor manera de utilizar la autoridad y la confianza de una gran parte de los ciudadanos, para seguir contribuyendo al comienzo de la nueva era política en Eslovaquia. Para ayudar a reunir a quienes no solo están dispuestos, sino que también son capaces de actuar con responsabilidad y honestidad.”
El presidente Kiska anunciará más detalles sobre estos planes después de las elecciones municipales a finales de año.
Los principales partidos políticos están considerando posibles nombres para el cargo de presidente, pero aún no han presentado sus candidatos. Hasta el momento hay algunas figuras prominentes que expresaron su interés en la candidatura: el analista de seguridad Juraj Zábojník, el analista político Eduard Chmelár, el juez de la Corte Suprema Štefan Harabin, el científico y empresario Robert Mistrík y el funcionario de la OSCE Radovan Znášik.

Fuente: prezident.sk

_______
Foto: Andrej Kiska (FB)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.