La española Fundería Condals planea la expansión de la planta eslovaca

El grupo metalúrgico español Fundería Condals planea expandir la producción de componentes automotrices en la filial SKC ubicada en el parque industrial de Štúrovo, en el sur de Eslovaquia.
La fábrica ocupa 19.000m² construidos, en una superficie de dos hectáreas, y tiene acceso a la red ferroviaria y a un puerto fluvial al Danubio dentro del mismo parque industrial.
SKC actualmente emplea a 130 personas y su capacidad anual es de 15.000 toneladas de piezas. Se espera que la producción anual aumente a 40.000 toneladas, con la nueva contratación de trabajadores en tres turnos rotativos.
La planta de Štúrovo está dotada con la última tecnología disponible en el ámbito de la fundición y es un claro ejemplo y referente de industria 4.0 y Lean Manufacturing en el sector fundición, siguiendo así la misma filosofía de las plantas españolas.
El grupo está especializado en la fabricación de piezas de fundición para el sector de la automoción y tiene una larga trayectoria en piezas de infraestructuras para el ferrocarril.
Fundería Condals, fundada en 1976, hoy en día es una multinacional con una facturación de 70 millones de euros, pero sigue habiendo un accionariado familiar. La compañía cuenta con un total de 350 trabajadores en plantilla. Hoy en día fabrica 36 millones de piezas para coches y 1,3 millones de piezas para el ferrocarril. Además, fabrica unos 17 millones de piezas de frenos al año, lo que representa una cuota de mercado en Europa del 14%. La planta eslovaca produce el 30% de las ventas del grupo.
La compañía vende sus productos a multinacionales TIER 1 que se ocupan de mecanizar las piezas, montarlas y suministrarlas a fabricantes de automóviles, como por ejemplo Audi y BMW. Más de 11 millones de coches fabricados al año incorporan piezas producidas en las instalaciones del grupo. Más del 90% de la fabricación se destina a la exportación a los países del centro-oeste Europa, Turquía, China, Corea del Sur, Estados Unidos, México, Brasil.
Las dos líneas de producción, en Manresa (Cataluña) y en Štúrovo, son las primeras en el mundo en disponer de un tomógrafo de 450 Kv. Este equipo permite analizar distintos materiales, estudiar su estructura, así como hacer pruebas y simulaciones sin romperlos, cuantificar, medir y localizar los defectos internos sin dañar la pieza y así garantizar una excelente calidad de los productos.
La compañía esta proyectando los estándares de calidad total que ha logrado hacia la Industria 4.0 con un proyecto piloto en el sector de la fundición, basado en cuatro pilares fundamentales: eficiencia con la automatización y digitalización, motivación e implicación del personal, I+D con la colaboración técnica de universidades y proveedores, y personal competente.
La apuesta por una misión enfocada al desarrollo de las competencias profesionales del equipo de trabajo, la tecnología y la flexibilidad, buscando la cooperación y la excelencia en un entorno sostenible con la sociedad y el medio ambiente caracterizan la forma de ser y de hacer de la compañía.

_________

Foto: SKC Foundry

Be the first to comment

Rispondi

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.