Los inspectores de sanidad encontraron salmonela en el pollo brasileño

En estos últimos días, los inspectores de la Autoridad Veterinaria y Alimentación Eslovaquia (SVP) encontraron la bacteria Salmonella Mbandaka y Salmonella Heidelberg en la carne de pollo importado de Brasil. Se trata de siete casos en total: seis casos de hígado de pollo congelado brasileño analizados en Prievidza, en la región de Trencin, y un caso de pechuga de pollo que se vendió en Bratislava.
Esto fue confirmado por el Ministro de Agricultura, Gabriela Matecna, después de la reunión de gabinete: se han llevado a cabo hasta ahora 669 inspecciones y se tomaron 110 muestras. En el caso de 26 productos se ordenó la destrucción inmediata.
El ministro Matecna pide la maxima firmeza contra los que ponen en peligro la salud pública. La policía efectuara más controles sobre varias compañías involucradas en la distribución de la carne adulterada, sociedades “buzón”, es decir entidades jurídicas establecidas en un país europeo, donde no tienen actividad económica.
En Eslovaquia llegaron 21 toneladas de carne brasileña adulterada, a través de los Países Bajos y Polonia. Tras el escándalo que en Brasil involucró a los principales productores, la venta de la carne importada ha sido prohibida de inmediato, mientras que los inspectores veterinarios secuestraron lotes de carne adulterada en 54 restaurantes y varias tiendas en todo el país.
Eslovaquia fue uno de los primeros países de la UE en ordenar inspecciones sistemáticas para analizar la carne en mal estado o adulterada de Brasil.
Las bacterias de salmonela se encontraron en partidas de carne brasileña incluso en los Países Bajos y la República Checa.

Eslovaquia importa cada año de Brasil cerca de 9.000 toneladas de carne de pollo, aproximadamente una sexta parte de la producción anual nacional.
Según datos de la Unión de Avicultores (UHS), el consumo de carne avícola en Eslovaquia no se incrementó después del escándalo. En muchos comedores las necesidades económicas tienen prioridad sobre el respeto por la salud de los ciudadanos, dijo el director de UHS, Daniel Molnar. La carne importada a menudo tiene la ventaja de ser más barata y legislación de la UE establece el acceso libre al mercado eslovaco de alimentos importados.
De esta manera, en los últimos dos años, entraron al país las pechugas de pollo brasileños que contienen antibióticos, pollo polaco infectado con salmonela y con polifosfatos prohibidos, huevos polacas con altos niveles de dioxina e infectados con salmonela.

___
Foto: Pixabay

Be the first to comment

Rispondi