Que comience la salida masiva: la elaboración del nuevo presupuesto de la UE

El 23 de febrero, los jefes de Estado y de Gobierno (menos el Reino Unido) se reunieron para una cumbre no oficial en Bruselas, en parte para debatir sobre el nuevo presupuesto de la UE a largo plazo (el Marco Financiero Multinacional después de 2020). El presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, la llamó una sesión de “lluvia de ideas”. Detrás de esta terminología inocente, sin embargo, empezó una larga competencia de biatlón entre los estados miembros de la UE.

Problemas y opciones disponibles

Hay dos problemas principales por resolver. En primer lugar, la salida del Reino Unido de la UE en 2019 significa que sus contribuciones presupuestarias cesarán para el marco financiero 2020-2026. El Reino Unido se encuentra entre los contribuyentes netos más altos al presupuesto actual de la UE. Algunos expertos afirman que la UE perderá hasta 12 mil millones de euros por año. Este es un agujero considerable que no se puede ignorar ni dejar de lado.
Al mismo tiempo, las prioridades establecidas para el presupuesto de la UE 2014-2020 no se corresponden con los desarrollos actuales. El mundo y la UE han cambiado drásticamente desde 2014. Los nuevos acontecimientos, incluida la gran afluencia de inmigrantes y el aumento de los ataques terroristas, han llevado a los líderes de la UE a reconocer la necesidad de ajustes en las prioridades presupuestarias. Sin embargo, cualquier ajuste también hará que algunas regiones y estados miembros obtengan más recursos a expensas de otros.

Estos problemas producen dos escenarios posibles:

Opción 1: reducir el presupuesto y volver a alinear las prioridades.
Opción 2: llenar el agujero / aumentar el presupuesto con más contribuciones del resto de la UE y reajustar las prioridades (favorecido por la Comisión Europea).
Esta complicada combinación entre números y el contenido del presupuesto no es nada nuevo. Sin embargo, la carga del Brexit ha ejercido una presión adicional sobre las instituciones de la UE (incluida la Comisión Europea) y los jefes de Estado.

¿Quién está esquiando, quién está disparando?

La mayor parte de la discusión del viernes se centró no en los números, sino en las nuevas prioridades posteriores a 2020. Uno supondría que abordar este tema podría ser menos controvertido. De hecho, tanto el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, como el presidente del Consejo, Donald Tusk, confirmaron que los debates estaban unificados en principio. Las nuevas prioridades deberían incluir defensa, seguridad, migración e innovación. Si bien es fácil imaginar que cada estado miembro está interesado en obtener más fondos para estas prioridades, el “elefante en la sala” permanece: ¿qué significaría esto para la Política Agrícola Común (PAC) y los fondos de cohesión (que representan aproximadamente el 70% de las asignaciones presupuestarias en el marco financiero actual)?

Sin embargo, la cuestión de los números estaba en la mente de todos los líderes. La propuesta de la CE de aumentar las contribuciones de los estados miembros al presupuesto futuro ya ha inducido a Austria, los Países Bajos, Suecia y Dinamarca a unirse a la oposición. Finlandia, su aliado habitual, ha aceptado condicionalmente la propuesta. Los demás 14-15 estados miembros se han unido para apoyar la propuesta de la CE.
Los equipos están configurados y se dio la partida. Durante esta reunión del Consejo, los líderes cuidadosamente esquiaron uno detrás del otro dimensionando las posibles maniobras futuras de adelantamiento. El plazo inicial solicitado por la Comisión Europea para tomar una decisión antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 fue simplemente desestimado por los biatletas (los estados miembros). Este proceso no será un sprint.

Así que no nos engañemos a nosotros mismos. Después de las vueltas iniciales, los líderes comenzarán uno por uno acercándose al campo de tiro. El éxito de cada uno en asegurar que se consideren sus intereses (en números y prioridades) dependerá de negociaciones complejas, concesiones mutuas “ojo por ojo” y la capacidad de forjar alianzas poderosas.
Alemania, por ejemplo, ya ha lanzado su primer golpe. El nuevo presupuesto se establecerá bajo el principio de “condicionalidad”. En otras palabras, la sugerencia es que los fondos se vinculen a la solidaridad en la acogida de migrantes, bajo el imperio de la ley, etc. La respuesta de otros en el campo de tiro seguirá pronto.

¿Qué gana Eslovaquia?

Como receptor neto, Eslovaquia debe esforzarse por adentrarse de manera más profunda en la competición. Esto requerirá maniobras cuidadosas durante las vueltas de esquí y disparos limpios en el campo de tiro. Precisamente la semana pasada, los políticos más importantes de Eslovaquia se mantuvieron uno al lado del otro y dieron inicio a la Convención Nacional sobre el Futuro de Europa (#MySmeEU). Su mensaje fue claro: Eslovaquia es parte de la UE.

En su discurso, el Primer Ministro Robert Fico describió las tácticas para las vueltas de esquí: moverse con aquellos miembros del equipo que también ven la finalización de la zona euro, la defensa y la seguridad (control de la migración) como sus prioridades. Mientras tanto, a medida que surjan nuevas prioridades, no habrá una certeza real de que los niveles actuales de PAC y de los fondos de cohesión se mantendrán, pero se espera equidad.

Pero, ¿qué tipo de balas usará Eslovaquia en el campo de tiro? Muy pronto, el país se unió al equipo de Estados miembros que acordaron pagar más en el presupuesto futuro. Esto no debería ser una sorpresa para nadie. Para los receptores netos, más contribuciones al presupuesto generarán mayores rendimientos, una forma de brindar cierta protección a los fondos de Cohesión.

Sin embargo, se espera que la idea de “cohesión inteligente” sea una de las propuestas más fuertes (balas) del gobierno eslovaco. Por lo tanto, en lugar de pedir más fondos, Eslovaquia aceptará si se asigna más flexibilidad y libertad de uso a los fondos asignados. Seguramente, a medida que el concepto se desarrolle, más municiones seguirán. ¿Cuál será la respuesta de los compañeros de biatlón y las instituciones de la UE?

Autor: PhD. Vladislava Gubalova, GLOBSEC Policy Institute (GPI).

______
Foto: Pixabay CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.