Tendencias demográficas del siglo XXI: las ciudades eslovacas tendrán menos habitantes

Durante siglos, las ciudades han estado el eje del desarrollo económico, el lugar privilegiado para la circulación de ideas y la elaboración de nuevos modelos políticos y culturales.
En los últimos dos siglos, la economía de la ciudad ha experimentado una fase de gran expansión gracias a la migración masiva de las zonas rurales y la alta tasa de natalidad.
La historia de los últimos 50 años se caracteriza por la gran urbanización de los países en desarrollo, con el boom de las megalópolis donde se concentra el 60% de la población mundial.
Actualmente, las grandes ciudades generan alrededor del 75% del PIB mundial y generarán el 86% del crecimiento global del PIB para el año 2030, según datos del McKinsey Global Institute.
Sin embargo, desde los años 2010 se ha venido registrando una reversión de tendencia: en las grandes ciudades, la tasa de crecimiento de la población mundial se ha reducido en un 6% debido a la disminución de la tasa de fecundidad y el envejecimiento. Para 2025, se espera que se produzca un descenso del 17% en las grandes ciudades de los países avanzados y del 8% en las grandes ciudades de todo el mundo. En Europa, más de un tercio de la población tendrá más de 60 años en 2050.
El siglo XXI será, por lo tanto, una nueva era desde el punto de vista demográfico y el paisaje urbano aparecerá mucho más fragmentado. Según el World Development Report 2018 elaborado por la ONU, a partir de 2028 Delhi en India se convertirá en la metrópolis más poblada del mundo y otros núcleos urbanos de China registrarán un aumento significativo en la población.
Algunas ciudades en Europa, como Berlín, Londres, Oslo, París y Estocolmo seguirán expandiéndose, mientras que muchas otras entrarán en una fase de declive demográfico, por ejemplo en Japón (Nagasaki) y Corea del Sur, Alemania e Italia (Génova y Venecia), así como en algunos países de Europa del Este, como Polonia, Rumania, Rusia y Ucrania.
También en Eslovaquia, la población de las ciudades disminuirá en los próximos 20 años, según una reciente investigación llevada a cabo por el Departamento de Geografía Humana y Demografía de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Comenius en colaboración con el Centro de Investigación Demográfica de Infostat.
El estudio ha examinado el desarrollo previsto de 11 ciudades eslovacas hasta 2035: Bratislava, Trnava, Nitra, Trenčín, Žilina, Martin, Prievidza, Banská Bystrica, Poprad, Prešov y Košice.
Mientras que en la capital la población aumentará en los próximos 20 años gracias a las tasas de fecundidad más altas que el resto del país, las otras ciudades se caracterizarán por un declive demográfico debido a varios factores: el envejecimiento de la población, la reducción de la fertilidad y la suburbanización, o sea, el movimiento de los ciudadanos de los centros urbanos a los suburbios, un fenómeno especialmente extendido después de la revolución de 1989.
Dentro de la Unión Europea, Eslovaquia es uno de los países con el menor número de ciudades, es decir, centros urbanos con al menos 50.000 habitantes. Solo hay dos ciudades con más de 100.000 habitantes, Bratislava (413.000) y Košice (241.000).
Muchas ciudades, especialmente aquellas ubicadas en las áreas central y oriental, se están reduciendo, perdiendo una proporción significativa de habitantes cada año.

Por ejemplo, en la región de Trenčín, Prievidza registró una disminución de casi el 20% de la población según los datos de la Oficina de Estadística, pasando de 57.000 habitantes en 1996 a poco más de 46.000 en la actualidad y perdiendo su “estatus” de ciudad.

_______

Foto: Pedro (CC BY-SA 2.0)
Pexels CC0
ssbmaccom CC0
Kurt Bauschardt (CC BY-SA 2.0)
Paola Ferraris ©
Pedro (CC BY-SA 2.0)
Szeder László (CC BY-SA 4.0)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.