“Un nuevo comienzo para Europa” empieza en Alemania

Orsolya Raczova, Kinga Brudzińska – El domingo por la mañana, el Partido Social Demócrata (SPD) de Alemania anunció que sus miembros habían votado significativamente (66%) a favor de una nueva gran coalición con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su partido hermano, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU).
Lo que está en juego era indudablemente alto, tanto para los alemanes normales frustrados por meses de estancamiento político como para los Estados miembros de la UE que anhelan que Berlín juegue un papel de liderazgo en los años tumultuosos que se avecinan.

Amenazas y oportunidades

En pocas palabras, las elecciones generales las elecciones del pasado mes de septiembre fueron un desastre para el SPD. Con Martin Schultz a la cabeza, el partido vio reducir su porcentaje de votos de 34,2% en 2005 a un mínimo histórico del 20,5%, el peor resultado en la historia del SPD del período de posguerra. De hecho, los resultados fueron tan malos que el ex líder del SPD descartó la formación de otra “gran coalición” (GroKo) con CDU/CSU. Sin embargo, cinco meses después, finalmente llegaba una nueva GroKo.
Sin embargo, el proceso de sellar el acuerdo no fue en absoluto fácil. Los críticos han argumentado que, después de haber sido el socio menor en coalición dos veces desde 2005, el SPD ya no se puede distinguir de la CDU. En consecuencia, será castigado aún más por los votantes en las próximas elecciones.

La campaña del “NO” del SPD fue dirigida por el popular Kevin Kühnert, de 27 años, quien estaba cansado de otra gran coalición y promesas vacías del partido. Gracias a una oleada de jóvenes que se han ido incorporando al SPD desde septiembre, la influencia del “NO a la gran coalición” ha crecido. Sin embargo, esto no fue suficiente para hacer que los esfuerzos de Kühnert cruzaran la línea de llegada. En pocas palabras, subestimó a sus rivales y hasta el final estaba seguro de que un nuevo acuerdo de coalición sería rechazado por la base del partido.
Sin embargo, los resultados muestran que no todos los insatisfechos con la coalición votaron un claro ‘no’ simplemente porque la alternativa era más preocupante. La falta de aprobación del acuerdo casi con toda seguridad habría empujado a Alemania a una nueva elección, donde el SPD podría sufrir más pérdidas. En consecuencia, muchos votantes del SPD vieron otro acuerdo de gran coalición como el mejor camino para su partido.
La luz verde para una coalición también significa que después del nombramiento del nuevo gabinete y la firma del contrato de coalición, se puede formar un nuevo gobierno antes de la Semana Santa. Ya se ha especulado sobre la composición del nuevo gabinete, y se esperan las primeras declaraciones al final de la semana. Como ya se informó, el SPD garantizará 6 ministerios, incluidos Finanzas, Asuntos Exteriores y Trabajo (así como también Familia, Justicia y Medio Ambiente). Captar estos influyentes ministerios “tradicionales” puede ser el primer paso en la recuperación del apoyo popular del SPD. Esto no será una tarea fácil, dado que una encuesta reciente reveló que el 60% de los votantes cree que el SPD no es apto para gobernar.

Todo tiene un precio

Llegar a un acuerdo de coalición ha sido costoso para ambas partes. Hubo cambios de personal de alto nivel tanto en el SPD como en la CDU. Andrea Nahles se ha hecho cargo del liderazgo del partido SPD de Martin Schulz, quien a pesar de ser el agente de la coalición, no será parte del próximo gobierno. En el poderoso Ministerio de Finanzas, al que la CDU renunció, muy probablemente será designado Olaf Scholz, el alcalde de Hamburgo. Esto fue celebrado por el SPD como “el fin del mandato de austeridad” en toda la Unión Europea. Se espera que Scholz, un político del SPD del largo plazo, y actualmente la tercera figura política más apreciada en el país (según una encuesta reciente del Instituto Forsa), cumpla las promesas de la campaña del SPD, incluyendo fortalecer a la UE y abordar las reformas de la zona euro.

Por su parte, la CDU, controlará los Ministerios de Economía (incluyendo Energía), Defensa, Salud, Educación y Agricultura. Ursula von der Leyen y Monika Grütters conservan sus puestos en defensa y cultura, mientras que Julia Klöckner se convierte ministra de agricultura y la relativamente desconocida Anja Karliczek se hace cargo de la educación. Finalmente, el líder de la CSU se convertirá ministro del Interior.
A pesar del éxito de la Canciller, quien logró sellar otro acuerdo, la CDU se ha debilitado por las consecuencias de las elecciones. Ya están creciendo especulaciones sobre el hecho de que Merkel no durará por el tiempo de duración de su administración “crepuscular” y surgen preguntas sobre su posible sucesor. Hay dos nombres a los que hay que prestarle atención en los próximos años: Annegret Kramp-Karrenbauer, secretaria general de la CDU y los llamados “Mini-Merkel” y Jens Span, el nuevo ministro de Salud.

La visión desde…

Una nueva GroKo no solo es una buena noticia para los alemanes comunes, sino también para los demás Estados miembros de la UE, quienes ahora pueden esperar un gobierno estable que esté dispuesto a desempeñar un papel de liderazgo en el relanzamiento del proyecto europeo. Una GroKo proeuropea también significa que será más fácil implementar reformas comunes. “Necesitamos un nuevo comienzo para Europa”, dijo Merkel en su declaración más reciente del gobierno sobre la política europea.
Después de formar su gobierno, la canciller Merkel no tendrá excusas para no trabajar con Francia para reactivar el proyecto europeo. Muchos en Europa esperan su respuesta a las ideas elaboradas por su homólogo francés Emmanuel Macron, especialmente sus propuestas sobre un ministro de finanzas y un presupuesto para la zona euro (ideas que no han sido bien recibidas en Alemania, sobre todo por la CDU/CSU). A tal fin, Angela Merkel debe actuar con rapidez, dado que su gobierno ya ha sido acusado de estar entre los que también han influido en la conformación de la agenda de reforma de la UE. Ella ha sido particularmente criticada por Christian Lindner, el líder de los Demócratas Libres (FDP), quien ha acusado de hacerse eco de las ideas de París, en lugar de tener ideas propias.

La nueva y vieja GroKo también es la mejor opción, pero de ninguna manera ideal, para los países de Europa Central. Como miembro de pleno derecho de la zona del euro, Eslovaquia está en mejores condiciones para beneficiarse de los renovados esfuerzos franco-alemanes para modernizar la unión monetaria. Lo mismo se puede decir de Hungría y Polonia. No solo ambos países están en desacuerdo político con sus contrapartes de la UE, existe el peligro de que los recién llegados al tren europeo se queden atrás una vez que el motor franco-alemán haya acelerado por completo.
Además, la nueva vieja GroKo posiblemente también pueda significar menos confrontación con Europa Central sobre la política de migración de la UE. Durante las negociaciones, Merkel tuvo que hacer concesiones con respecto a la política de migración “generosa” de la CDU, con más correcciones a su posición previa. Esto es un buen augurio para una región que simplemente no está preparada para alterar sus políticas y su postura actual sobre la migración y los refugiados. Finalmente, lo único muy positivo de tener a Angela Merkel nuevamente como canciller es que se cree que tiene una comprensión más profunda de la dinámica que configura nuestra región. Habiendo crecido en la antigua República Democrática Alemana, se considera que tiene una mejor visión de Europa Central y Oriental que otros políticos occidentales, particularmente cuando se trata de comprender las complejidades de la mentalidad poscomunista. Esto quizá solo sea apreciado por algunos líderes centroeuropeos una vez que ella se retire de la vida pública.

Autores: Orsolya Raczova, Kinga Brudzińska (GLOBSEC).

____

Foto: Pixabay CCo
Martin Schulz: Plumpaquatsch – selber photografiert CC0
Kevin Kühnert: Twitter
Andrea Nahles: Heinrich-Böll-Stiftung CC BY-SA 2.0
Olaf Scholz: Citron CC BY-SA 3.0
Angela Merkel: Ben Sutherland (CC BY 2.0)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.