Automatización: ¿hay riesgo de “desempleo tecnológico»?

Eslovaquia es el decimoquinto mercado más grande del mundo en el campo de la automatización y robótica industrial, según datos de la Federación Internacional de Robótica (IFR).
Las industrias casi han duplicado la cantidad de robots en los últimos años, principalmente en el sector metalúrgico, automotriz y de la ingeniería eléctrica: 151 robots por cada 10.000 trabajadores, frente a un promedio global de 85.
El uso de nuevas tecnologías podría llevar a una reducción de hasta el 70% de empleos. Esta es la cifra más alta en la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que incluye muchos de los países más avanzados del mundo y también países emergentes como México, Chile y Turquía.
El Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría, durante su reciente visita a Eslovaquia, destacó que la economía eslovaca se centra en productos de bajo valor agregado, la producción de automóviles y componentes electrónicos, que resultan ser muy vulnerables y expuestos a factores externos. El mayor problema en Eslovaquia es la falta de profesionales de TI calificados: «la fuerza laboral no está suficientemente preparada para la transformación digital», dijo Gurría.
Para garantizar la continuidad del fuerte desarrollo económico durante los últimos 25 años, Eslovaquia tendrá que reformar su sistema educativo, mejorar la calidad de la enseñanza e invertir más en ciencia e investigación. En este sector, el país gasta el 2,3%, lo que representa menos del 1% del PIB. Una cifra baja, en comparación con países notoriamente «virtuosos» como Suecia, que financia talentos e invierte el 4% de su PIB en investigación y desarrollo.
La industria automotriz corre el riesgo de convertirse en «una trampa en nuestro futuro», dijo recientemente el Ministro de Finanzas Peter Kažimír. El gobierno se da cuenta de que Eslovaquia es demasiado dependiente de la industria automotriz y que el modelo económico que ha seguido hasta ahora ha alcanzado su nivel máximo. Por eso es importante apostar por la investigación en centros de innovación, agregó.
El futuro de la economía eslovaca podría estar relacionado cada vez más con el desarrollo de la logística 4.0, que incluye interconexión, digitalización y computación en la nube. El uso de sistemas inteligentes y digitalmente interconectados hace posible mejorar la comunicación directa entre personas, máquinas, sistemas, logística y productos. La integración de la logística en la cadena de distribución permite optimizar la producción “justo a tiempo” y garantizar una mayor seguridad en la planificación del transporte, una mejor explotación de las flotas y menores tiempos de espera en las áreas de carga y descarga.
En este sector, los expertos prevén la creación de empleos para una nueva generación. Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial, el 65% de los niños que actualmente asisten a la escuela primaria realizarán trabajos que aún no existen.
La introducción de nuevas tecnologías conducirá a la creación de nuevas figuras profesionales en la llamada «fabricación inteligente», es decir, la recopilación de datos a través de la web, su uso y tratamiento, la gestión y el diseño del entorno digital, la producción de maquinaria y sistemas altamente automatizados.
Sin embargo, el Estado deberá abordar los problemas sociales creados por la innovación tecnológica: muchos de los actuales empleos desaparecerán, las desigualdades entre técnicos altamente calificados y trabajadores de baja calificación aumentarán. Será necesario tanto implementar políticas de bienestar adecuadas como implementar programas de capacitación.

_______

Foto: IFR, Pixabay CC0
Via Agency (CC BY 2.0)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.