Čaputová: en el caso Trnka, faltó la coordinación entre la policía y la fiscalía general

El miércoles 22 de enero, la presidenta Zuzana Čaputová se reunió con el presidente del cuerpo de policía Milan Lučanský y el fiscal general Jaromír Čižnár para discutir el «caso Trnka».
La presidenta solicitó explicaciones sobre la retirada de los cargos contra el ex fiscal general Dobroslav Trnka, que la semana pasada fue detenido por cargos de abuso de la función pública por no haberle entregado a la policía una grabación de audio relacionada con el caso Gorila, un escandalo de corrupción y clientelismo que se remonta a los años 2005-2006.
Después de un interrogatorio de 8 horas, Trnka fue puesto en libertad, a pesar de una grabación de video que demostraría su participación en otro escándalo de corrupción. El video, grabado con una cámara oculta en la oficina del fiscal general por Marián Kočner, actualmente acusado del asesinato del periodista Ján Kuciak, muestra a Trnka y al entonces Ministro de Finanzas Ján Počiatek (Smer-SD) hablando sobre algunos escándalos. Entre ellos, la participación de la empresa de gestión de la lotería estatal Tipos y la empresa chipriota Lemikon en un caso de violación del know-how y derechos de propiedad intelectual, así como el controvertido acuerdo sobre la venta de derechos de emisión de CO2 firmado en 2008 durante el primer gobierno de Robert Fico. El ministro Počiatek en el video le pide al fiscal general que ralentice la acción de la justicia en el caso Tipos, para favorecer el olvido público.
El video, enviado al Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) por un remitente anónimo, fue entregado a los investigadores de la Agencia Nacional contra el Crimen (Naka). Según la portavoz de la Fiscalía Especial, la registración parece confirmar la sospecha de que se han cometido varios delitos económicos, que la policía tendrá que investigar para evaluar «acciones legales apropiadas».
Sobornos, amenazas de muerte y chantaje: un mosaico complejo que también incluye el intento de Trnka de chantajear a Jaroslav Haščák, jefe del grupo financiero Penta, que junto con Kočner habría pagado un millón de euros para garantizar la reelección de Trnka como procurador general (sin embargo Trnka no fue reelegido por un solo voto).

La puesta en libertad de Trnka, sobre la que la policía se negó a hacer declaraciones, generó varias polémicas en el mundo político. Entre los partidos de oposición, los demócratas cristianos (KDH) creen que la liberación de un ex funcionario público considerado como el «principal sospechoso de un escándalo de corrupción que toda Eslovaquia ha podido ver en un video» socava la confianza, – ya bastante baja – de los ciudadanos en las instituciones estatales.
El ministro de Justicia Gabor Gál (Most-Hid) expresó su sorpresa por la excarcelación del ex fiscal general Trnka, y espera que haya razones válidas detrás de esta decisión. Gál, que no conoce el expediente de investigación y no tiene el poder de intervenir en las medidas tomadas por la policía o la fiscalía, dijo que en cualquier caso «la discrepancia entre las opiniones legales de la policía y la fiscalía en estos tiempos turbulentos también tiene un impacto negativo en la percepción pública del Ministerio de Justicia y no ayuda cuando se trata de restaurar la confianza de los ciudadanos en el poder judicial «.
El actual fiscal general Jaromír Čižnár ha solicitado la opinión de la Fiscalía Especial (USP) sobre la excarcelación de Trnka, que ha sido motivada por la falta de los elementos objetivos del delito de abuso de la función pública, y está examinando el expediente de investigación. Mientras tanto, pide a los políticos y funcionarios públicos que «no interfieran con la independencia de las decisiones judiciales».

Tras su reunión con Lučanský y Čižnár, la Presidenta Čaputová emitió una declaración pública, en la que expresó “pleno respeto por la independencia de la investigación”, pero subrayó que las investigaciones sobre escándalos como el relativo a Trnka deben basarse en una coordinación efectiva entre los investigadores y el fiscal general. «Es necesario darse cuenta de que este no es un proceso penal normal», dijo la presidenta, recordando que cualquier paso en la investigación está bajo la mirada de la opinión pública, dada la amplia divulgación de las registraciones.
A este respecto, la presidenta considera muy grave que el ex fiscal general haya permitido a extraños instalar equipos de grabación en su oficina y que haya ejercido su autoridad «en contra de su misión».
El presidente del cuerpo de policía Lučanský y el fiscal general Čižnár le aseguraron a la presidenta que la retirada de la acusación contra Dobroslav Trnka no supone la finalización de la investigación en su contra. Sin embargo, ambos especificaron que en la puesta en libertad de Trnka se actuó de acuerdo a la ley.
Sin embargo, el comportamiento de Trnka va más allá de los límites profesionales, éticos y morales y cuestiona seriamente el papel de las instituciones en la defensa de la ley. «Y nosotros necesitamos confianza en las instituciones», subrayó la presidenta Čaputová, porque sin esta confianza se desvanece el Estado de derecho.

__________
Foto: prezident.sk
Frame video SME

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.