¿Cómo aprender una lengua extranjera? Consejos de la Escuela Sonder

¡Buenos días Eslovaquia!
En este segundo artículo del mes de junio me voy a relajar un poco ya que ha sido un año muy intenso, no sólo por toda la historia del Coronavirus y sus vaivenes, sino también porque era nuestro primer año de nuestra Escuela de Idiomas SONDER.
Así pues, con toda la tranquilidad del mundo (que buena falta le hace a nuestra Humanidad), me he puesto en manos de mi alumna más aventajada en nuestra Escuela. De hecho, no sé cómo me atrevo a llamarla alumna porque es una fantástica profesora de español: pasión, motivación y entrega a su profesión como pocas veces he visto. Ella se llama Eva Hudáková y en su último ejercicio de escritura le pedí que hablara sobre el aprendizaje de lenguas extranjeras. Además de un texto muy bien escrito y desarrollado, os lo quería compartir porque dice «verdades como puños» y para que recordéis lo lejos que se puede llegar cuando aprendéis otros idiomas.
No os quito más tiempo para que empecéis a disfrutar de su narrativa y buen hacer. Eso sí, desearle a Eva muchos éxitos a corto plazo porque la suerte no le hará falta.

(Sergio Salgado)

Estudio de lenguas extranjeras

Lo más importante para los seres humanos es, sin duda, la habilidad de comunicar. Desde la infancia aprendemos a hablar, después a expresarnos correctamente y ya en la adolescencia nos damos cuenta de que para conocer el mundo es necesario aprender un idioma extranjero. ¿Por qué? Primero, porque el aprendizaje de una lengua extranjera es obligatorio en todos los sistemas escolares. Luego, porque gracias al saber hablar idiomas diferentes tenemos la oportunidad de conocer nuevos mundos. Y por último, porque gracias a la habilidad de comunicarnos en idiomas como el inglés, el francés o el español estamos mejor dispuestos para el mercado laboral.

¿Qué lengua extranjera deberíamos dominar? Antes de dar la respuesta, pienso que es conveniente subrayar que estudiar no significa automáticamente dominar un idioma. El resultado depende de varios factores como la motivación, el esfuerzo, el tiempo que uno dedica al aprendizaje, así como las estrategias elegidas. Cualquiera que sea el idioma elegido, sin darse cuenta de dichos factores no se puede lograr un objetivo. A mi modo de ver, lo más importante a la hora de optar por una lengua extranjera es saber responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué quieres aprender esta lengua? Pero, ¡cuidado! Decir que te gusta o que te da igual qué idioma aprenderás, no vale de mucho. Busca razones más concretas, más subjetivas y después opta por el inglés, el español , el francés o el mandarín, si te gusta.
Una vez elegido el idioma, ¡no esperes aprenderlo rápidamente! La intensidad horaria en la instrucción de una lengua es un factor clave. Sin invertir tiempo no alcanzarás tu meta. ¡Sé paciente! Es importante ir paso a paso y plantearte retos que puedas ir cumpliendo sin demasiada dificultad.

¿Cómo aprender una lengua extranjera? Voy a proponerte algunas estrategias, o mejor dicho, consejos.

Para empezar, busca a un grupo de gente que tenga el mismo interés – un amigo o un curso. A pesar de que tengas miedo a decir algo de manera incorrecta, date cuenta de que los demás tienen la mismas preocupaciones, por eso no seas tímido y habla. Sin hablar y sin hacer ejercicios no puedes desarrollar tus habilidades linguísticas.
Otro de mis consejos es pasar algún tiempo en el extranjero. ¿Por qué? Porque al vivir, estudiar y trabajar allí te encuentras en una situación no muy diferente de la de los niños cuando aprenden su idioma nativo. Después de un corto tiempo te darás cuenta de que tu lista de vocabulario está tan llena como tu vida social.
¿No tienes esa posibilidad de vivir algún tiempo fuera de tu país? ¡No te preocupes! Leyendo pequeños artículos o historias cortas de forma habitual enriquecerás tu vocabulario de una forma eficaz.
¿Prefieres algo más divertido? ¡Escucha música! Como hay tantos nativos de español o inglés por ejemplo, hay una gran cantidad de música disponible. Para acelerar el aprendizaje, descarga letras de canciones y mientras las escuchas te recomiendo leerlas y, si tienes ganas, cantarlas. Otra actividad muy divertida, y a la vez eficaz, es ver películas. Esto resulta muy útil cuando quieres mejorar tus habilidades linguísticas hablando y oyendo. Te aconsejo que intentes ver películas qua ya hayas visto alguna vez, puesto que de esta forma no tendrás que centrarte tanto en el argumento. ¿Te parece difícil? ¡Pon los subtítulos para que puedas captar expresiones!

En resumen, existen numerosas estrategias para aprender un idioma. Los factores que influyen en la elección de unas concretas son sobre todo los siguientes: tu personalidad, es decir tu propio estilo de aprendizaje, tu situación económica y por último, aunque lo más importante, tu motivación. Es imposible aprenderlo todo de golpe. Es normal que ocurran situaciones difíciles durante el proceso de aprendizaje e incluso que te desanimes cuando veas que todavía estás lejos de tu meta. No debes desmotivarte y es necesario que recobres fuerzas y continúes hasta que hables, escribas y entiendas de la manera que tú desees. Y por supuesto, no te olvides de disfrutar. Es fundamental para aprender en la vida.

(Eva Hudáková)

¿Te vienes de «tapas» conmigo?
info@sonderschool.sk

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.