El sector sanitario recibirá 365 millones de euros más este año

El sector de la salud tendrá más recursos este año, según anunciaron el ministro de Finanzas, Igor Matovič, y el ministro de Sanidad, Vladimír Lengvarský.

El Gobierno destinará 365 millones de euros más a la sanidad procedentes de tres tipos de fuentes: unos 100 millones del incremento de las cuotas pagadas a las aseguradoras estatales; 120 millones mediante la ampliación de capital de la Compañía General de Seguros de Salud (Vseobecna zdravotna poistovna, VŠZP); 145 millones proporcionados por una mejor recaudación del pago de seguros.

El aumento de los recursos destinados al servicio de salud no podrá ser utilizado para aumentar los salarios, una medida que el personal de salud – y los enfermeros en particular – vienen reclamando desde hace tiempo. Según el gobierno, este año ya se ha asignado un bono extraordinario de 350 euros a médicos y enfermeros debido a la emergencia sanitaria causada por la pandemia.

Matovič ha afirmado que la suma de 365 millones debe usarse para brindar una atención médica adecuada. Lengvarský también explicó que el acuerdo alcanzado es solo el comienzo de una serie de medidas que permitirán una mejor redistribución del dinero entre las aseguradoras y un mejor uso de los recursos en beneficio de los pacientes.

De hecho, la falta de fondos es un problema para muchos hospitales y consultorios médicos. En este sentido, la Asociación de Hospitales de Eslovaquia, que incluye 80 hospitales pequeños y medianos y otras instalaciones médicas, con un total de aproximadamente 27.300 operadores, ha declarado que está lista para rescindir los contratos con el Estado o con las compañías de seguros de salud.

Los sindicatos y los representantes de los pacientes también han argumentado durante mucho tiempo que es necesario asignar más fondos al sector de la salud, que, sin una reforma estructural, no ofrece condiciones adecuadas ni al personal sanitario ni a los pacientes.

Esta situación ha persistido durante muchos años y se ha visto exacerbada por la pandemia de Covid. El sistema sanitario eslovaco está perdiendo competitividad, ya que muchos médicos y enfermeros prefieren mudarse al extranjero, donde los salarios y las condiciones de trabajo son más dignos. Si el sistema no colapsa, dicen los sindicatos, es solo porque puede contar con la aceptación voluntaria de las horas extras del personal.
Sin embargo, ya el año pasado, sin medidas gubernamentales adecuadas para estabilizar al personal hospitalario, más de 1.200 enfermeros renunciaron.

__________________

Foto:  fernandozhiminaicela CC0
 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.