Eslovaquia dispone cuarentena para quienes lleguen del extranjero. Detectada una nueva variante del coronavirus

Cambian otra vez las reglas para entrar en Eslovaquia. A partir del 15 de febrero, todas las personas que lleguen del extranjero deberán mantener aislamiento en su hogar o en una instalación estatal de cuarentena durante 14 días desde el ingreso al país.
Después de ocho días, podrán registrarse para hacerse una prueba de PCR. Si el resultado es negativo, se les permitirá poner fin al autoaslamiento. La prueba con resultado positivo, en cambio, se enviará al Instituto de Investigación Biomédica de la Academia de Ciencias de Eslovaquia, donde se analizará para el diagnóstico de posibles variantes de Covid-19.
Antes de ingresar al país los viajeros deberán completar el formulario disponible en el sitio de eHranica.

La nueva medida también se aplicará a quienes provengan de países de la lista de Estados considerados seguros o miembros de la UE, que hasta ahora pudieron evitar el aislamiento mostrando a las autoridades el resultado negativo de una prueba de PCR o de antígeno.

Los viajeros transfronterizos estarán exentos de la nueva obligación, pero se les requerirá el resultado negativo de una prueba PCR o de antígeno con antigüedad no mayor de siete días, junto con la presentación del contrato de trabajo.

El ministro de Salud, Marek Krajčí, ha explicado que la medida ha sido tomada debido a la amenaza que plantean las nuevas variantes de Covid, en particular la sudafricana (que todavía no ha sido confirmada en Eslovaquia). Por eso, pide a la gente que evite los viajes que no sean estrictamente necesarios para evitar la expansión del coronavirus en el territorio eslovaco. La policía patrullará los cruces fronterizos para verificar el cumplimiento de la normativa, agregó el ministro. Las autoridades también podrán controlar los desplazamientos de los viajeros a través de los datos suministrados por los proveedores de telefonía móvil.
El régimen actual estará vigente hasta al menos finales de febrero, dependiendo de la evolución de la situación epidemiológica.

Científicos detectan otra variante del coronavirus

Mientras tanto, otra variante del coronavirus más agresiva se está extendiendo en Eslovaquia junto con la variante británica detectada como dominante en el país a principios de febrero.
El sitio web Virological informa que entre noviembre y diciembre de 2020 se analizaron muestras de SARS-CoV-2 recolectadas de varias regiones de Eslovaquia que se presumía que contenían la variante B.1.1.7 debido al historial de viajes de las personas infectadas o sus contactos.
Se trata, en su mayoría, de muestras procedentes de Trenčín y de las pruebas masivas que se llevaron a cabo en todo en territorio nacional el pasado otoño, según explica el informe.

El análisis ha demostrado la presencia de una nueva variante, conocida como B.1.258, en el 25 por ciento de las 72 muestras analizadas. La variante se ha ido extendiendo no solo en Eslovaquia, sino también en otros países europeos, como la República Checa (donde ha sido detectada en aproximadamente el 59 por ciento de las 251 muestras analizadas), Austria, Polonia, Suecia y Dinamarca.
La variante B.1.258 parece haber estado circulando en Europa Central desde agosto de 2020, es decir mucho antes de la llegada de la cepa británica B.1.1.7, y resulta ser más infecciosa que las cepas detectadas hasta ahora, con una carga viral ligeramente más alta.

___________
Foto: vperemencom CC0
Gustavo Fring CC0
/

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.