Eslovaquia refuerza el control de la frontera oriental

“Necesitamos una defensa más sólida para nuestra seguridad y la de Europa”, dijo el primer ministro Eduard Heger tras el ataque de Rusia a Ucrania, recordando la pertenencia de Eslovaquia al ala oriental de la Alianza Atlántica y la importancia de fortalecer las capacidades de defensa, en colaboración con los aliados.

Sin embargo, la prioridad del Gobierno sigue siendo la paz. Si la diplomacia ha fallado, debido a la intransigencia de Moscú, se deben tomar medidas drásticas, agregó Heger. Estas medidas deben tener un fuerte impacto en la economía rusa y constituir «una señal clara para la opinion pública rusa de que el presidente Putin ha arrastrado a su país a una guerra sin sentido», subrayó el primer ministro.

La iniciativa del Kremlin representa «una barbarie injustificada», que producirá víctimas en ambos bandos, mostrando a todos el verdadero rostro agresivo del imperialismo ruso.
“Un rostro que no pertenece a un mundo civilizado y pacífico”, porque se basa en el engaño y la violencia, dijo Heger. Putin siguió negando durante semanas que hubiera planeado un ataque militar contra Ucrania y ahora la invasión militar, que constituye una grave violación del derecho internacional, “tendrá consecuencias extremadamente graves para su gobierno”.

El primer ministro, en su discurso televisado, pidió a los eslovacos que acogieran a las personas que huyen de la guerra, con «compasión y comprensión», de conformidad con el derecho internacional. «La República Eslovaca respetará responsablemente los principios de humanidad y solidaridad, tal como lo hicieron otros cuando nuestros padres o abuelos huyeron de la guerra y la invasión de nuestro país», dijo Heger.

Mientras tanto, Eslovaquia reforzará las patrullas policiales y el contingente militar que controla la frontera oriental, enviando 1.500 soldados al día. Así lo decidió el gobierno, en la sesión extraordinaria que tuvo lugar el jueves 24 de febrero. La medida debería permanecer vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.
Los militares tendrán la tarea de vigilar los pasos fronterizos con Ucrania y controlar la masiva afluencia de refugiados prevista, según informaron los Ministerios de Defensa y del Interior.

Ya se han formado largas columnas de automóviles en la frontera entre Ucrania y Eslovaquia, presumiblemente procedentes de Užhorod, el centro principal de Transcarpacia, en la parte occidental de Ucrania, cerca de la frontera.
Hoy, viernes 25 de febrero, el ministro de Defensa, Jaroslav Naď, visitará el cruce de Vyšná Nemecká, donde los militares ayudarán a la policía a acelerar los procesos necesarios para la entrada de refugiados.
Los tiempos de espera actualmente son muy largos: 12 horas en el cruce de Vyšné Nemecky y 8 horas en el cruce de Ubľa.

Eslovaquia permitirá la entrada al país a todos los refugiados de Ucrania, «después de una evaluación individual», incluidas las personas «sin un documento de viaje válido».

______________________

Foto: cruce de Ubľa (Michal Dostál, Fb)
www.minv.sk
 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.