¿Habrá un “lockdown” también en Eslovaquia? Salud pública contra economía

El primer ministro Igor Matovič (OĽaNO) está evaluando la posibilidad de adoptar el llamado «lockdown», es decir el cierre total del país durante dos o tres semanas, con una fuerte reducción de la movilidad de las personas y controles férreos.
Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno han reducido la movilidad en Eslovaquia en un 70%, pero con el cierre total de todas las actividades innecesarias, la movilidad podría reducirse hasta el 90%.
«El coronavirus está causando una pérdida diaria estimada en 70 millones de euros en nuestra economía», dijo Matovič, quien agregó que Eslovaquia no podrá resistir por mucho tiempo. «Cuanto antes tomemos una buena decisión, antes podremos comenzar de nuevo, como una isla pequeña pero saludable en Europa». Entonces: cerrar todo ahora (excepto los servicios esenciales) para comenzar de nuevo lo antes posible.
El primer ministro es consciente de que tal decisión requiere un consenso general, pero las primeras críticas a la propuesta de cierre provienen precisamente de la coalición gubernamental.

En opinión del ministro de Economía, Richard Sulík (SaS), esta medida sería el golpe de gracia para la economía nacional y solo podría adoptarse en el caso de un empeoramiento en la curva de contagio con casi mil de muertos al día, como en Italia y en España.
La propuesta del cierre total del país también ha sido criticada por la oposición. El ex primer ministro Peter Pellegrini califica como «un experimento social» el lockdown: ayudará a reducir la propagación del virus solo de manera temporal. Cuando las medidas restrictivas ya no estén vigentes, el virus se propagará nuevamente. A esto se agregará el impacto drástico en la economía, con consecuencias impredecibles en la población, que podría entrar en pánico y perder completamente la confianza en las instituciones estatales.

El Fondo de Solidaridad para las personas más afectadas por el coronavirus

La coalición de Gobierno acordó crear un Fondo de Solidaridad destinado a apoyar a las personas más afectadas por el coronavirus, con la contribución voluntaria de parlamentarios y ministros de la coalición.
La semana pasada, el presidente del Parlamento y líder de Sme Rodina, Boris Kollár, propuso bajar el salario de los altos funcionarios públicos (Presidenta de la República, Presidente del Parlamento, Primer Ministro, diputados y ministros), así como el de los magistrados para enfrentar la crisis económica causada por la propagación del coronavirus.
Durante la sesión parlamentaria que se celebró el miércoles 1 de abril, Matovič invitó a todos a unirse a la lucha común contra la pandemia, dejando de lado las divisiones políticas, y pidió a todos los parlamentarios que participaran de forma voluntaria en el Fondo de Solidaridad.
Tal como explicó Veronika Remišová, vicepresidenta de Za ľudí, el Fondo servirá para ayudar a las personas cuando el Estado no pueda brindar apoyo con instrumentos legislativos.
El primer ministro Matovič contribuirá personalmente con su propio salario.

«Con el nuevo gobierno se acabó el diálogo social»

El Gobierno debe ayudar a las empresas y los trabajadores a superar la crisis, pero el paquete de medidas recientemente aprobado por el Ejecutivo es considerado insuficiente por las empresas y los sindicatos.
La Asociación de la industria automotriz eslovaca (ZAP) propone reducir las horas de trabajo para preservar los empleos, siguiendo el ejemplo de Alemania, Austria y el Reino Unido que ya han experimentado el modelo de jornada reducida («kurzarbeit»). ZAP pide medidas para apoyar a las grandes empresas y garantizar al mismo tiempo la competitividad internacional de Eslovaquia.
Según la Confederación de Sindicatos (KOZ), las primeras medidas económicas del gobierno no son muy eficaces, resultan ser demasiado burocráticas y sólo pueden brindar apoyo a un pequeño grupo de empresas y empleados. Se necesitan medidas más amplias para evitar despidos masivos y el aumento del desempleo.
Pero también se necesita el diálogo con los interlocutores sociales. El presidente de KOZ, Marián Magdoško, se queja de que ellos no han sido consultados. «Con el nuevo gobierno se acabó el diálogo social».

__________

Foto: OBYČAJNÍ ĽUDIA a nezávislé osobnosti (Fb)
Sloboda a Solidarita (Fb)
obycajniludia.sk
Pixabay CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.