¿Hasta qué punto ómicron podría afectar a las empresas?

La variante ómicron del coronavirus asusta a las empresas por las graves consecuencias en las actividades productivas, dado el alto grado de contagiosidad y la obligatoriedad de la cuarentena para un número cada vez mayor de trabajadores.
Algunos sectores económicos clave, como la industria alimentaria y el transporte, podrían verse particularmente afectados por la propagación del virus, como también señaló el ministro de Sanidad, Vladimír Lengvarský.
Una situación similar a la del Reino Unido, donde se están produciendo interrupciones en el transporte público y en las conexiones ferroviarias, o a la de Estados Unidos, donde falta personal en los sectores de educación y servicios básicos.

La Federación de Asociaciones de Empleadores (AZZ) advierte que la falta de empleados clave en las distintas empresas puede tener un gran impacto en varios sectores. Por ejemplo, las industrias químicas o energéticas que utilizan tecnologías complejas y también manejan sustancias peligrosas corren el riesgo de no poder gestionar las actividades de producción de forma segura sin la ayuda de técnicos especializados.

La mayoría de los empleadores ya se enfrentan a una grave escasez de empleados. El aumento masivo de trabajadores infectados, podría provocar una parada total de la producción o incluso el cierre de toda la planta. Según estimaciones de la Unión Republicana de Empleadores (RÚZ), podría haber decenas de miles de empleados infectados y en cuarentena a fines de enero.

Las empresas continúan aplicando estrictas medidas de higiene y someten regularmente a sus empleados a pruebas de Covid, señala Andrej Lasz, secretario general de la Asociación de Sindicatos de la Industria y el Transporte. (Las pruebas serán obligatorias una vez por semana hasta finales de enero, según estableció recientemente el Gobierno). Sin embargo, la tasa de vacunación de los trabajadores sigue siendo baja, alrededor del 50 por ciento, advierte Lasz.

Los empleadores están pidiendo al Gobierno que acorte el período de aislamiento para los trabajadores que dieron positivo. Actualmente la cuarentena dura 10 días en ausencia de síntomas. Según las empresas, los trabajadores podrían reanudar su actividad a los 5 días aunque sean positivos, siempre que estén asintomáticos y llevando el respirador Ffp2.
Los empleadores también piden un plan integral y eficaz para aumentar la tasa de vacunación de la población, que actualmente se sitúa apenas en el 50,46%.

El Gobierno, por su parte, está discutiendo la propuesta, que ha recibido el apoyo del partido SAS, con expertos de los Ministerios de Economía y Sanidad.
Cabe destacar que la decisión de recortar el período de aislamiento ya ha sido tomada en algunos países, como España (de 10 a 7 días) y Estados Unidos (de 10 a 5 días).
La autoridades sanitarias, de hecho, han detectado una fuerte reducción del llamado “tiempo de incertidumbre”, que pasa desde el contacto con una persona positiva hasta que se manifiestan los síntomas de la infección. Dado que la mayor parte de la transmisión de la variante ómicron ocurre en el primer o segundo día, es posible adaptar la cuarentena a ese período inicial de incertidumbre.

_________________

Foto: Engin_Akyurt CC0
 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.