Inaugurado el nuevo gasoducto que conecta Eslovaquia y Polonia

A finales de agosto se inauguró el gasoducto que unirá Polonia y Eslovaquia, en presencia de los primeros ministros de ambos países, Mateusz Morawiecki y Eduard Heger, y del ministro de Economía eslovaco, Richard Sulík. La ceremonia tuvo lugar en el pueblo de Strachocina, en el sureste de Polonia.

La conexión tiene una longitud de casi 170 km, de los cuales 103 km cruzan el territorio eslovaco desde la frontera de Výrava hasta la estación de compresión de gas natural de Veľké Kapušany. Polonia podrá recibir un flujo de 5,7 millones de metros cúbicos, mientras que Eslovaquia tendrá 4,7 millones de metros cúbicos, lo que corresponde al consumo anual de gas de todo el país.

La nueva conexión entre las redes de gas no solo reforzará significativamente la seguridad energética de Eslovaquia, sino que traerá importantes beneficios e independencia energética para toda la región de Europa Central y del Este, según ha subrayado el Ministerio de Economía en un comunicado de prensa.

Además, será posible acceder a suministros energéticos adicionales gracias a la conexión con el Baltic Pipe, una nueva infraestructura de unos 275 km, cofinanciada por la UE, que garantizará el transporte de gas natural desde Noruega hasta Polonia y Dinamarca.

Las terminales de Świnoujście en Polonia y Klaipėda en Lituania garantizarán el suministro de gas LNG desde varias partes del mundo y también podrán utilizarse en el futuro para el transporte de gases renovables, en particular hidrógeno. El nuevo gasoducto formará parte de la futura red paneuropea de transporte de hidrógeno (European Hydrogen Backbone).

“Todo esto contribuirá significativamente a reducir nuestra dependencia del gas ruso”, dijo Sulík, quien agregó que debería ser posible no solo recibir las cantidades necesarias de gas, sino también ajustar los precios de adquisición de gas.

La construcción del nuevo gasoducto, gestionado por las empresas Gaz-System y Eustream, completa la infraestructura del corredor de gas entre el Mar Báltico, el Adriático y el Egeo, el Mediterráneo Oriental y el Mar Negro. El proyecto tiene como objetivo disminuir la dependencia de los países de la UE de un único proveedor de gas natural, abrir el acceso a nuevas fuentes de suministro para el centro-este y sureste de Europa, facilitar el mercado entre el norte de Europa y aumentar la integración y coordinación entre los mercados regionales de gas. La Unión Europea ha financiado la construcción de la infraestructura con recursos provenientes del Mecanismo “Conectar Europa”.

___________________

Foto: Eduard Heger – predseda vlády SR (Fb)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.