La presidenta Čaputová asistió a la celebración del 30 aniversario de la caída del muro de Berlín

El sabado 9 de noviembre la presidente Zuzana Čaputová, por invitación del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, participó en la ceremonia conmemorativa del 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, junto con los mandatarios de la República Checa, Polonia y Hungría.
Alemania celebró la caída del muro el 9 de noviembre de 1989 con 200 eventos solo en Berlín dedicados a uno de los hitos históricos y políticos más representativos del siglo XX.
El controvertido muro, una barrera tanto física como simbólica, apareció de la noche a la mañana el 13 de agosto de 1961 y también en una noche fue derribado a golpes de mandarria por miles de personas jubilosas.

Con el derribo del Muro de Berlín, símbolo tangible de los dos bloques de la Guerra Fría, comenzó un largo proceso de diálogo y adaptación, un levantamiento pacífico y popular a lo largo de todo Alemania que propició la reunificación del país el 3 de octbre de 1990 y la desaparición del comunismo en Europa.
La libertad era eso: buscar un mejor destino sin los ojos permanentes de la policía política posados en la nuca y avanzar hacia las democracias de estilo occidental.

“No hay excusas, de nosotros depende la democracia, la libertad, los derechos humanos, la tolerancia; no podemos bajar la guardia, hay que luchar por los valores europeos”, dijo la canciller alemana Angela Merkel durante la ceremonia conmemorativa en la capilla de la Reconciliación. Este es uno de los lugares históricos emblemáticos de Berlín, ya que representa la división que vivió la ciudad tras la edificación del Muro. En la capilla cada día se lee la biografía de una víctima mortal de la odiosa barrera fortificada. Según las últimas investigaciones, al menos 140 personas murieron durante intentos de fuga.
“En el futuro hay que comprometerse con la democracia, la libertad, los derechos humanos y la tolerancia», agregó la canciller, quien creció en la antigua República Democrática Alemana (RDA) comunista e inició su carrera política tras la caída de la Cortina de Hierro. «El Muro de Berlín pertenece a la historia y nos enseña que ningún muro que deja fuera a la gente y restringe la libertad es tan alto o tan largo que no se pueda romper».

Merkel y Steinmeier depositaron rosas en un pequeño hueco en los restos del Muro, acompañados por los presidentes de Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, países que – en palabras del presidente alemán – permitieron una “revolución pacífica”. Hace 30 años, de hecho, esos países con sus propias movilizaciones prepararon el terreno para la caída del Muro. “Sin el coraje y la voluntad de libertad de los polacos, húngaros, checos y eslovacos, las revoluciones pacíficas en Europa del Este y la reunificación de Alemania no habrían sido posibles”, dijo Steinmeier.

La presidenta Čaputová escribió en Facebook: “La caída del Muro de Berlín no es solo el símbolo del fin de la división de una ciudad y un país. Junto con las elecciones libres en Polonia, el picnic paneuropeo en Hungría (una manifestación pacífica celebrada en la frontera entre Austria y Hungría, cerca de la ciudad de Sopron, NdR.) y la Revolución de Terciopelo en Checoslovaquia, forman una historia fascinante de asistencia mutua, solidaridad y deseo de libertad y democracia.
Estoy convencida de que esta historia no terminó con el colapso de los regímenes comunistas, sino que continuó con la unificación de Alemania, la transformación de Europa Central, y continúa hasta nuestros días como la historia de una Europa unida.
El Muro de Berlín ha caído y es importante que también caigan los muros de desconfianza en nosotros. Es muy importante que conmemoremos este importante aniversario en un momento en que con demasiada frecuencia escuchamos voces sobre la división continua de Europa Oriental y Occidental. Estoy convencida de que es nuestro deber hacer todo lo posible para garantizar que no haya motivos para tales voces. Para demostrar que, al igual que nuestros predecesores hace 30 años, hoy también somos capaces de cooperación, empatía y comprensión mutua.”

Frente a la icónica Puerta de Brandemburgo, ha sido colocada una instalación artística flotante de colores, con mensajes de miles de personas sobre el significado de la caída del Muro y el futuro de Alemania y toda Europa. Desde entonces se han alzado demasiadas otras barreras…

_________
Foto: Zuzana Čaputová (Fb)
ArtTower CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.