Los representantes de la industria cultural y creativa solicitan ayudas estatales

Los días más oscuros de la pandemia fueron iluminados por una luz inusual… El miedo se mezcló con la esperanza, un sentido de solidaridad y de pertenencia animaron a muchos artistas y los empujaron a tocar en línea organizando conciertos virtuales.
Ahora esa luz se ha apagado y la esperanza ha dado paso a un pesimismo lúgubre. Para muchos artistas, el otoño representaba la posibilidad de volver a tocar en vivo y recuperar un mínimo de normalidad.
No fue así. En Eslovaquia, la vida volvió a la normalidad durante un tiempo, pero no en el mundo de la cultura y la música. Los conciertos han sido cancelados por las reglas siempre cambiantes. La gente tiene miedo de comprar entradas para conciertos que probablemente no podrán celebrarse y, en estas condiciones, ningún músico o agencia se atreve a organizar eventos musicales.
No estamos hablando de «VIPs» o personalidades del mundo del espectáculo «con el síndrome de la alfombra roja», sino de personas que aman su profesión y quieren volver a trabajar, porque al igual que sus fans tienen familias, hipotecas y deudas que pagar…

Este es el significado del mensaje publicado por Peter Nagy en la página de Facebook de la Asociación de Clubes de Música de Eslovaquia (AHKS).
Las organizaciones culturales y las asociaciones de músicos luchan no solo por evitar la infección por coronavirus, sino también por sobrevivir a las medidas tomadas por el Gobierno para contener la infección. Por eso, enviaron una carta abierta al primer ministro Igor Matovič (OĽaNO), pidiéndole que no se olvide del sector de la industria creativa y que tome las medidas adecuadas para abordar la situación.

Para concienciar al público sobre los problemas de los operadores de entretenimiento, están planeando una manifestación que tendrá lugar el 14 de octubre en Bratislava, Námestie SNP a las 17:00. La protesta es organizada por la Asociación de Clubes de Música de Eslovaquia (AHKS), la Asociación de Promotores de Música de Eslovaquia y la Unión Músical de Eslovaquia.
Spoluzakulturu (Juntos para la cultura) será un evento pacífico sin ninguna connotación política. Por eso los organizadores no quieren la participación de movimentos políticos.

El enfoque del Gobierno sobre los problemas del sector cultural y de la industria creativa ha sido severamente criticado por la falta de ayudas estatales que, en cambio, se han concedido a empresarios y autónomos. Las asociaciones se quejan de que no se ha hecho casi nada por 220.000 trabajadores del mundo del espectáculo, que representan alrededor del 9% de las personas empleadas en Eslovaquia. Para alrededor de un tercio de ellos, la actividad ha caído en más del 80% en los últimos siete meses, pero en algunos sectores la caída fue superior al 90%.

La mayoría de las personas del sector son autónomos, pero incluso los que son dueños de una empresa y han recibido las ayudas no pueden ni siquiera cubrir el impuesto sobre nómina que ahora deben pagar, señalan los operadores de entretenimiento. La situación también es compleja porque va más allá de las competencias específicas del Ministerio de Cultura y, por lo tanto, requiere una intervención específica y rápida por parte del Gobierno.

Las dificultades de los trabajadores del sector de la cultura y el entretenimiento no pasaron desapercibidas para la presidenta Zuzana Čaputová, quien el jueves 1 de octubre se reunió con los representantes de las organizaciones culturales y las industrias creativas y deportivas en el palacio presidencial.
Čaputová quedó muy impresionada no solo por las «historias humanas» de personas que se encuentran en una situación difícil independientemente de su voluntad, sino también por la dignidad con la que pidieron la intervención del Estado. A pesar de las dificultades, aún muestran un enfoque constructivo, pero «se necesita una asistencia concreta y rápida», comentó la mandataria, lanzando así un llamado al Gobierno para que intervenga con medidas adecuadas y con rapidez. «Más retrasos en las soluciones concretas podrían representar una seria amenaza existencial para muchos de ellos», subrayó.

La presidenta recordó que “la cultura y el arte hacen del mundo un lugar mejor, se dirigen a las personas de una manera única, tocan nuestras emociones más profundas, hacen preguntas sobre el sentido de la vida y nuestras esperanzas”. También valoró el hecho de que los artistas «sean solidarios con aquellos a quienes debemos proteger» y nos invitó a mostrar igual solidaridad hacia ellos «.

___________

Foto: Free-Photos CC0
Asociácia Hudobných Klubov Slovenska AHKS (Fb)
prezident.sk

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.