OCDE: El nivel de salud de los eslovacos ha mejorado en los últimos 15 años

La salud general de la población eslovaca ha mejorado sustancialmente en los últimos 15 años, con un aumento de la esperanza de vida y un acceso más amplio a la atención sanitaria, un sector que ha experimentado grandes reformas.
Así se desprende del documento «Estado de salud en la UE» (Perfil de salud de Eslovaquia 2019), elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con los datos disponibles en julio de 2019.
El dato más positivo del informe se refiere a la esperanza de vida al nacer, que fue de 77,3 años en 2017, cuatro años más que en 2000, aunque inferior a la media de la UE (80,9 años). Esta progresión es ligeramente superior al aumento que se registró en la UE durante el mismo período (3,6 años).
Las mujeres viven en promedio casi siete años más que los hombres: 80,7 años frente a 73,8 años. Esta diferencia de género es mayor que en toda la UE (5,2 años) y se debe en gran medida al estilo de vida y al aumento de la exposición a factores de riesgo por parte de los hombres.
Cabe señalar que la brecha socioeconómica afecta negativamente la esperanza de vida: un mejor nivel de educación y bienestar económico permite vivir 14 años más. Después de los 65 años, la esperanza de vida ha aumentado sustancialmente desde 2000, pero los ancianos a menudo viven con enfermedades crónicas y discapacidades.

El informe también destaca la persistencia de una serie de factores negativos, como las desigualdades en salud entre los diversos grupos étnicos y socioeconómicos y el bajo nivel del gasto público para mejorar la eficiencia del sistema de salud. Eslovaquia gasta mucho menos en salud que el promedio de la UE: 6,7% del PIB, equivalente a aproximadamente 1.600 euros por persona en 2017. Alrededor del 80% del gasto destinado al sector de la salud se financia con fondos públicos, lo que es similar al promedio de la UE (79%).
Los factores negativos también incluyen la dificultad de acceso a los servicios de salud para la minoría romaní, una de las más grandes de Europa. El estado de salud de los romaníes es peor que el de la población general, con una esperanza de vida al nacer inferior a la de la población general (10 años menos para los hombres y siete años menos para las mujeres) y una tasa de mortalidad infantil más del doble en comparación con la media nacional y casi cuatro veces mayor que la media de la UE.

Factores de riesgo para la salud

En Eslovaquia, persisten algunos factores de riesgo graves para la salud pública, como el alto consumo de tabaco y alcohol, la obesidad y la actividad física escasa.
En 2014, casi una cuarta parte de la población eslovaca adulta fumaba diariamente y este porcentaje no ha disminuido en la última década, a diferencia de casi todos los demás países de la UE.
Uno de cada siete adultos era obeso en 2017, una tasa cercana al promedio de la UE. Los adolescentes que sufren sobrepeso u obesidad están aumentando, aunque el porcentaje sigue siendo ligeramente inferior a la media de la UE.
Alrededor del 30% de todas las muertes ocurridas en 2017 pueden asociarse a hábitos alimenticios incorrectos (especialmente un alto consumo de azúcar, sal y grasas saturadas), y esta es una de las tasas más altas en la UE.
El tabaquismo activo y pasivo provoca alrededor del 17% de las muertes, mientras que alrededor del 6% de los decesos podrían atribuirse al consumo de alcohol y el 4% a una actividad física escasa.
Aunque el aumento de la esperanza de vida desde 2000 se debe principalmente a la reducción de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, la cardiopatía isquémica sigue siendo la principal causa de muerte, causando uno de cada cuatro decesos. Se trata de la cuarta tasa de mortalidad más alta causada por esta enfermedad en la UE.
La tasa de mortalidad por accidente cerebrovascular también ha disminuido desde 2000, pero esta enfermedad sigue siendo la segunda causa de muerte en Eslovaquia.
La mortalidad por cáncer también es muy alta. Eslovaquia registró la tercera tasa más alta de mortalidad por cáncer en la UE en 2016, después de Hungría y Croacia, un 20% más que el promedio de la UE.
El cáncer de pulmón y colorrectal es una de las causas más frecuentes de muerte por cáncer entre los eslovacos, a pesar de una ligera disminución en los últimos 15 años. Por el contrario, la tasa de mortalidad por cáncer de mama y de páncreas ha aumentado ligeramente en los últimos años.
La alta tasa de mortalidad por cáncer se debe en parte a la creación de un programa nacional de prevención solo en los últimos años.

Recomendaciones de la OCDE

La OCDE recomienda que Eslovaquia dedique más atención a la prevención y la atención primaria, para reducir la mortalidad evitable, cuya tasa se encuentra entre las más altas de la UE. Los ingresos hospitalarios innecesarios también están muy por encima de la media de la UE.
El envejecimiento de la población conducirá a un fuerte aumento del gasto público en sanidad a largo plazo en las próximas décadas. Según la OCDE, se podría lograr una mejora sustancial en la eficiencia del gasto sanitario a través de sistemas de control del gasto farmacéutico y la reforma de la atención primaria.

__________
Foto: Pixabay CC0
Amritanshu Sikdar CC0
Olga Kononenko CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.