Paisaje

El paisaje de Eslovaquia es principalmente montañoso, con los Cárpatos que se extienden en casi toda la parte septentrional del país. Entre estas montañas, los picos más altos pertenecen a los Montes Tatra. En el norte, cerca de la frontera polaca, se sitúan los Altos Tatras, que son un destino de esquí popular con muchos pintorescos lagos y valles, así como el punto más alto de Eslovaquia, el Gerlachovský štít (2.655 m) y el monte Kriváň, la montaña símbolo de Eslovaquia. Los ríos principaleseslovacos son el Danubio, el Váh y el Hron. El punto más bajo de Eslovaquia es el lecho del río Bodrog, 94 metros sobre el nivel del mar.

Clima

En Eslovaquia, el clima es continental y varía dependiendo de la altitud.

En el oeste, donde se encuentra la capital Bratislava, los inviernos son bastante fríos, nublados y húmedos, mientras que los veranos son muy calurosos, con temperaturas hasta 30-35 grados. Las precipitaciones son bastante frecuentes durante todo el año, pero son más abundantes al final de la primavera y durante el verano.

La mayoría de las localidades en la parte centro-oriental del país se encuentran en las colinas y por lo tanto son más frías en invierno y más frescas en verano.

En la parte oriental de Eslovaquia, la llanura al este de Košice, el clima es típicamente continental, con inviernos más fríos que en Bratislava, que se caracteriza por nevadas ligeras pero frecuentes, y veranos calurosos, con tormentas por la tarde.

En las zonas montañosas de Eslovaquia, especialmente en los Altos Tatra, el clima suele ser ventoso, con inviernos fríos y nevados y veranos húmedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *