Previsiones económicas de la Comisión Europea: Eslovaquia crecerá más lentamente

Según las previsiones económicas de otoño de 2019 publicadas por la Comisión Europea, la rápida expansión económica de Eslovaquia (+ 4% en 2018) debería dar paso a un crecimiento más lento, pasando del 2,7% este año al 2,6 % en 2020.
Gracias a los aumentos salariales y la baja tasa de desempleo (5,9% en 2019), el consumo privado continuará impulsando el crecimiento del PIB.
Se espera que la inflación por consumo sea impulsada por la sólida demanda privada y los aumentos salariales, pero a un ritmo moderado: 2,7% en 2019, 2,5% en 2020 y 2,2% en 2021. Se espera que los precios de los servicios, los productos alimenticios y la energía contribuyan sustancialmente a la inflación IPCA (Índice de Precios de Consumo Armonizado desarrollado por Eurostat para comparar la inflación de los países europeos).

Al ser una economía muy abierta, Eslovaquia sufre las consecuencias de la desaceleración económica mundial, con una demanda externa que a lo largo de 2019 ha registrado niveles más bajos que en años anteriores. La desaceleración fue más marcada en el sector automotriz, orientado a la exportación, debido a una serie de factores temporales, como cambios y demoras en la producción.
Es probable que las exportaciones aumenten gradualmente hasta el 4,5% en 2021. Sin embargo, esta recuperación sigue siendo incierta y dependerá de las perspectivas económicas de los principales socios comerciales de Eslovaquia y de cualquier evolución que afecte a la industria automotriz, como la posible imposición de aranceles aduaneros por parte de los Estados Unidos.
Las inversiones también deberían normalizarse después de un lento crecimiento en el primer semestre de este año.
La desaceleración de la economía conducirá a una disminución en la tasa de creación de nuevos empleos, al menos hasta 2021, después del fuerte crecimiento del empleo en los últimos años.

Si bien el gobierno eslovaco espera un aumento en el déficit público del 0,49 por ciento del PIB, según el proyecto de presupuesto enviado a Bruselas, la Comisión Europea cree que dicho aumento será del 1,2 por ciento en 2020. Entre las principales causas destaca la adopción de algunas medidas gubernamentales, como la reducción de los impuestos sobre la renta para las empresas y los trabajadores independientes en un 15 por ciento, la aplicación del IVA reducido del 10% a una amplia gama de productos alimenticios, así como la introducción de las pensiones mínimas.
Por lo tanto, la CE ha expresado su escepticismo sobre los planes del ejecutivo eslovaco para la reducción del déficit.
Bruselas debería publicar pronto su opinión sobre el proyecto de presupuesto para 2020. Mientras tanto, el gobierno ha mejorado su propuesta al aprobar un aumento del impuesto especial a la banca, que debería generar unos ingresos de 140 millones de euros más el próximo año.

________

Foto: Pixabay CC0
Peter Pellegrini (Fb)
Volkswagen Slovakia

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.