Ralentiza la producción industrial: la guerra en Ucrania prolonga la oscura temporada de la economía

Según los datos publicados recientemente por la Oficina de Estadísticas de la República Eslovaca, el pasado mes de enero se ha registrado un descenso del 1,2% de la producción industrial en casi todos los sectores de la economía en comparación con el mes anterior.

Únicamente la industria electrónica, informática y la fabricación de productos de caucho y plástico se han caracterizado por un fuerte crecimiento a principios de año. Sin embargo, los datos del mes de febrero ya muestran que se trata de un aumento con carácter temporal.

Los datos sobre la producción industrial son obviamente mejores que en los dos años de pandemia y muestran un aumento del 3,1% anual, pero la recuperación de la economía se ve frenada por dos sectores estratégicos, como son la electricidad y el gas y la producción de vehiculos. Precisamente la reducción de 4,7% en el suministro de electricidad y gas incidió negativamente en el crecimiento de la industria en enero de este año. La producción cayó por noveno mes consecutivo hasta el 12,9%, incluso en el sector extractivo.

Según muchos analistas, el conflicto armado en Ucrania tendrá un impacto negativo en la industria eslovaca y su cadena de suministro, provocando una ralentización del crecimiento de la actividad económica. Uno de los sectores más afectados es la industria automovilística que, tras las dificultades causadas por la escasez de semiconductores, había registrado cierto crecimiento a finales de 2021.

La producción industrial seguirá disminuyendo debido principalmente a la crisis mundial de suministros y a la incertidumbre sobre el desarrollo económico causada por la guerra en Ucrania y las sanciones. El aumento constante de los precios de la energía frenará especialmente la producción en los sectores industriales que consumen más energía.

La oscura temporada de la economía mundial

La economía a nivel mundial aún no se recupera por completo de la sacudida generada por la pandemia, y la invasión de Rusia a Ucrania crea nuevamente gran incertidumbre. La guerra podría tener efectos profundos y prolongados en las perspectivas macroeconómicas y las condiciones crediticias en todo el mundo. Los precios más altos de la energía y las sanciones afectarán a Europa mucho más que a otras regiones, provocando una reducción del crecimiento económico esperado.

Entre las consecuencias del conflicto entre Rusia y Ucrania los analistas estiman que podría agravarse la interrupción de las cadenas de suministro de energía, sumándose con una fuerte subida de precios y una alta tasa de inflación.

Según la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), la interrupción en los suministros globales de energía será una de las consecuencias más graves de la guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia, que es uno de los principales productores globales de petróleo (12%), gas natural (18%) y carbón (6%) y uno de los mayores proveedores de energía en Europa.
Un aumento del 30% de los precios del petróleo, gas y carbón podría traducirse en la subida de la inflación en los países de la OTAN, hasta 1.25 puntos porcentuales. Esto significa que el crecimiento del PIB podría ser más lento de lo esperado, a saber medio punto porcentual menos.

_____________________

Foto: pxfuel.com CC0

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.