Tres ministros del partido SaS han presentado sus renuncias

Tras la renuncia del ministro de Economía y líder de SaS, Richard Sulík, los demás ministros del partido Libertad y Solidaridad han dejado sus cargos. El lunes 5 de septiembre dimitieron los ministros de Justicia Mária Kolíková, de Educación Branislav Gröhling y de Asuntos Exteriores Ivan Korčok.

Ahora la nueva coalición formada por tres partidos (OL’aNO, Za Ľudí y Sme rodina) tendrá la minoría en el Parlamento y solo podrá contar con 73 escaños de un total de 150. Esto significa que no podrá aprobar muchos proyectos de ley, especialmente el presupuesto estatal. El Parlamento está a punto de discutir varios proyectos de ley presentados por los partidos de la coalición, como la aplicación del 10% de IVA para restaurantes y del 8% para la energía, un nuevo impuesto sobre los gasoductos, un impuesto más alto sobre el alcohol y mayor presión fiscal sobre las empresas reguladas. En algunos temas, como el cierre dominical de los comercios y las uniones del mismo sexo, se espera un choque entre OĽaNO y SaS.

El primer ministro Heger informará a la presidenta Čaputová sobre los nombres de los sucesores de los ministros salientes, que probablemente no serán políticos, sino «expertos». Heger destacó que la máxima prioridad en este momento es la aprobación en el Parlamento de las leyes relativas a la crisis energética y al Plan de Recuperación y Resiliencia. Dado que se trata de medidas destinadas a  mitigar el impacto de la inflación en los ciudadanos, el primer ministro espera contar con el apoyo de todos los partidos.

La crisis del Gobierno se ha profundizado debido al conflicto entre el el ministro Sulík y el ministro de Hacienda, Igor Matovič, quien lleva varios meses perdiendo apoyos, resultando ser la figura política en la que menos confían los ciudadanos. El partido SaS ha invitado al primer ministro Eduard Heger a pedir la renuncia de Matovič que ha sido criticado por la incompetencia y varias «ideas absurdas», la violación del proceso legislativo, el bloqueo de numerosos financiamientos y la presentación de medidas que pesarían mucho sobre las finanzas públicas, así como actitudes narcisistas que demuestran mayor apego a la silla que a los intereses del país.

No se ha podido encontrar un acuerdo con los aliados de la coalición y Matovič no está dispuesto a dimitir, al menos hasta que se voten las diez medidas presentadas por OĽaNO para hacer frente a la crisis económica y energética. Sin embargo, está claro que muchas de ellas tardarán muchos meses en realizarse. El país no puede permitirse el lujo de esperar y el conflicto prolongado dentro de la coalición solo agrava la situación, como también señaló la presidenta Zuzana Čaputová.

Sulík destacó que se ha hecho un buen trabajo en dos años de gobierno y ahora su partido no pretende eludir sus responsabilidades. «Seremos una oposición constructiva, profesional, pero también dura», dijo.
En los próximos días, SaS considerará la posibilidad de una moción de censura contra Matovič en el Parlamento y elecciones anticipadas. Sin embargo, tanto OĽaNO como SaS rechazan la solución del voto anticipado por temor a una victoria de los partidos Smer-Hlas-Republika.

Mientras tanto, el ministro de Hacienda no escatima en críticas y ataques verbales contra SaS, que a su juicio representa una amenaza para la democracia, y contra Sulík, que no ha hecho nada para evitar el aumento de los precios de la energía y ahora evade cobardemente sus responsabilidades. El propósito de SaS, escribió Matovič en las redes sociales, es «humillar» a OĽaNO ejerciendo una fuerte presión en todas partes. “Pero nosotros no nos rendiremos”, subrayó.

__________________

Foto: (Fb) Richard Sulík, Igor Matovič

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.