Universidad Técnica de Košice: nuevo centro de investigación del hidrógeno en el sector automotriz

Los representantes de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Técnica de Košice (TUKE) presentaron al Ministro de Economía Richard Sulík (SaS) una propuesta para crear un centro de investigación del hidrógeno.
Sulík acogió la idea favorablemente por la posibilidad de profundizar los estudios sobre el uso del hidrógeno como “combustible” y sus aplicaciones en el sector de la automoción, y «mirar hacia el futuro» en un país cuyo principal pilar económico es la industria automotriz.
Por tanto, podrá impulsarse no solo la electromovilidad, sino también la búsqueda de sistemas de propulsión alternativos y menos complejos. El ministro destacó, de hecho, los puntos críticos de la electromovilidad, que requiere enormes inversiones económicas y en infraestructura para los incentivos a la compra de coches eléctricos, la producción de baterías y la construcción y puesta en marcha de una red capilar de estaciones de carga.

Durante su visita a la Universidad Técnica de Košice, Sulík pudo ver el gran progreso realizado en la investigación del hidrógeno, especialmente en el área de producción, almacenamiento y combustión. Estos son sectores de investigación en los que la universidad eslovaca se destaca a nivel internacional. Eslovaquia también tiene la oportunidad de apoyar estudios adicionales sobre las tecnologías de hidrógeno realizados por otros institutos de investigación. El nuevo centro de Košice podría transformarse en una única instalación de vanguardia, con la unificación de laboratorios altamente especializados ya existentes.

Actualmente, los investigadores están centrando sus esfuerzos en desarrollar nuevos materiales que puedan incorporar hidrógeno y soportar presiones muy altas. El principal problema que surge al emplear hidrógeno en un motor de combustión interna, particularmente en motores alternativos es su densidad muy baja. Dado que este gas es 14 veces más ligero que el aire, su uso para alimentar automóviles requiere presiones extremadamente altas, hasta 700 bar, lo que hace necesario el uso de contenedores reforzados con fibra de carbono. Los estudios se están llevando a cabo en colaboración con la Academia Eslovaca de Ciencias (SAS) y la Universidad «Pavel Jozef Šafárik» (UPJŠ) de Košice.

Durante la visita del ministro Sulík, la Facultad de Ingeniería Mecánica presentó el prototipo de un compresor de hidruros metálicos que permite el almacenamiento de hidrógeno y podría aplicarse útilmente en el campo de las energías renovables.

Coche de hidrógeno: ventajas e inconvenientes

La principal ventaja del automóvil impulsado por hidrógeno se refleja en el medio ambiente. El hidrógeno, de hecho, es uno de los combustibles más limpios, pues la reacción química resultante produce vapor de agua, además de electricidad.
En segundo lugar, recargar los depósitos es una operación que lleva entre tres y cinco minutos, mientras que los períodos de recarga de las baterías de los vehículos eléctricos son más largos. Además, la autonomía del coche de hidrógeno es similar a la de autos convencionales.
Finalmente, en lo que respecta al consumo de combustible, repostar un coche de hidrógeno tiene un costo similar al de un vehículo diesel.

¿Cuáles son los aspectos negativos?

La producción de hidrógeno – que es el elemento químico más abundante en el universo y fuente inagotable de energía – es relativamente fácil, los problemas reales son el método de extracción bastante costoso y la fuente de energía utilizada para su producción.
El hidrógeno, de hecho, es un vector energético limpio solo si se produce con el uso de fuentes de energía renovables. Si, en cambio, se utilizan fuentes de energía fósil, la contaminación es inevitable.

Algunos fabricantes de automóviles, como Ford y Renault, han comenzado a producir automóviles impulsados por hidrógeno, una tecnología que luego dejaron de lado optando por el sistema de propulsión eléctrica. Toyota, por el contrario, ha continuado la investigación y el desarrollo de las tecnología de hidrógeno, logrando producir y comercializar el primer automóvil, el modelo Mirai, con cero emisiones y sin ningún motor de combustión interna.

Un problema del automóvil de hidrógeno es sin duda el precio de venta, que es muy alto debido a la tecnología innovadora aún en la fase experimental.
Luego debe tenerse en cuenta que a día de hoy, no existe una infraestructura de producción, transporte y almacenamiento de hidrógeno.
Además, los depósitos de hidrógeno son ligeros, pero muy voluminosos. A bordo de coches privados el espacio de almacenamiento está limitado. La tecnología necesaria propicia que los vehículos acaben siendo más grandes y pesados de lo habitual.

__________
Foto: Technická univerzita v Košiciach (Fb)
toyota.com

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.