Volvo Cars abrirá una planta de fabricación de coches eléctricos en Eslovaquia

El fabricante sueco de automóviles Volvo Cars ha anunciado hoy que construirá una tercera planta de fabricación en Europa, para satisfacer la creciente demanda de coches eléctricos.

La nueva planta de última generación será ubicada en el parque industrial Valaliky cerca de Košice. De esta manera, se creará an triángulo europeo de fabricación que corresponde al area de ventas más grande de la compañía, complementando la planta de Torslanda en Suecia, inaugurada en 1964, y la planta de Gante en Bélgica, abierta en 1965. Juntas, estas plantas pueden producir 600.000 automóviles al año.

La ubicación elegida permitirá a la empresa beneficiarse de una cadena de suministro automotriz bien establecida y buenas conexiones logísticas y de transporte con el resto de Europa. Además, el sitio brinda la oportunidad de una mayor expansión de la planta en el futuro. Los incentivos ofrecidos por el gobierno eslovaco, que cubrirán el 20% de la inversión (1.200 millones de euros), también han sido un factor clave en la decisión de ubicar la planta en Košice. Tal y como ha declarado el ministro de Hacienda Igor Matovič, la ayuda directa del Estado asciende a 267 millones de euros.

Según ha declarado Jim Rowan, director ejecutivo de Volvo Cars, la compañía tiene la ambición de convertirse en una marca de movilidad puramente eléctrica para 2030 y climáticamente neutra para 2040. Por eso, la planta de Košice construirá solo coches eléctricos. El obietivo de la empresa es avanzar hacia ventas anuales de 1,2 millones de automóviles para mediados de la década. La expansión en Europa es crucial para el cambio a la electrificación y el crecimiento continuo, explicó Rowan.

El primer ministro Eduard Heger ha expresado su satisfacción por la decisión de Volvo Cars. La nueva planta contribuirá a mejorar la situación social y económica de la región. Además, la producción centrada exclusivamente en los automóviles eléctricos brinda a la industria automotriz eslovaca una perspectiva competitiva en la nueva era ecológica”, agregó Heger.

Con la llegada del quinto fabricante de automóviles, Eslovaquia refuerza su posición como el mayor productor de automóviles per cápita del mundo, con más de un millón de vehículos en 2021.
“Esta mega inversión traerá desarrollo y muchos puestos de trabajo en la parte oriental de Eslovaquia, con muchas oportunidades de empleo directo e indirecto», dijo el Ministro de Economía Richard Sulík.

La construcción de la planta de Košice comenzará en 2023, con equipos y líneas de producción instalados en 2024, mientras la producción en serie de automóviles Volvo eléctricos de próxima generación será puesta en marcha en 2026. La fábrica utilizará solo energía limpia y se diseñará para realizar una producción sostenible y eficiente de automóviles eléctricos premium con los más altos estándares globales. “Será un lugar de trabajo moderno, una planta de última generación que se centra en la sostenibilidad y la seguridad”, dijo Javier Varela, director de operaciones de Volvo Cars (en la foto con el primer ministro Heger).

La compañía planea producir hasta 250.000 automóviles al año y se espera que genere unos 13.000 nuevos empleos en la región de Košice, que durante mucho tiempo ha tenido una alta tasa de desempleo (11%) en comparación con la parte occidental del país.

Volvo Cars, propiedad de la multinacional china Geely Holding, produjo el año pasado casi 700.000 automóviles (+5,6%), de los cuales el 27% son totalmente eléctricos o híbridos enchufables. En la actualidad, Volvo cuenta con 41.000 empleados. La facturación total del grupo el año pasado superó los 282.000 millones de coronas suecas con una rentabilidad del 7,2 %, lo que lo sitúa entre los fabricantes de automóviles más importantes.

____________________

Foto: Volvo Group (Fb)
Eduard Heger – predseda vlády SR (Fb)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.